Lamentablemente el hombre materialista, sumergido en su propia vanagloria ha cerrado mente y corazón a cualquier inquietud espiritual. La humanidad entera rendida ante tanta creatividad tecnológica, está terminando de apagar esa pequeña llama que alienta al hombre a buscar la verdad.

La sabiduría hay que buscarla con diligencia. Jamás el hombre será feliz viviendo el goze materialista. La sabiduría es la gran riqueza, y esta muy cerca para ser hallada, aunque mas que hallada debe ser entendida…

EL ÚNICO PAÍS del mundo que ha dedicado todo su genio a la exploración interna es
Tíbet. Pero, desgraciadamente, Tíbet ha entrado en un período de oscuridad.

En Tíbet han cerrado los monasterios y han forzado a los buscadores de la verdad a trabajar en campos de concentración.

Tíbet, el único país del mundo que dirigía su genio a un solo objetivo, que aplicaba toda su inteligencia a la búsqueda de la interioridad de la persona y de sus tesoros, ha sido detenido en su proceso por la invasión comunista.