El extraordinario poder de la concentración, PDF

El extraordinario poder de la concentración, PDF

La mente del hombre medio se ve constantemente ocupada por un flujo continuo de pensamientos. Y como consecuencia resulta excesivamente débil en la mayor parte de los individuos. Cuando, en lugar de una serie de pensamientos inútiles, se presenta sólo uno, constituye por sí mismo una energía y tiene una amplia influencia.

Muchos hombres de ciencia e inventores, cuyas ideas son el servicio a la humanidad, con frecuencia deben sus auténticos descubrimientos, a su habilidad para lograr un pensamiento concentrado e intenso. Este ha sido el caso de Isaac Newton, Thomas Alva Edison, Louis Pasteur. Y muchos otros. los cuales han tenido conciencia y capacidad para utilizar su extraordinario poder de concentración.

En Hispanoamérica, la gente es incapaz de controlar su mente y corrientemente van de un pensamiento a otro como una diversión, pero esto lo refieren de una forma muy adecuada diciendo que tienen quinientos pensamientos.

El poder del pensamiento concentrado, aplicado a la vida cotidiana, es algo perfectamente
conocido y considerado de manera muy amplia. No es preciso aportar ninguna prueba ni especial
explicación. Pero el hombre medio no utiliza más que una fracción de tan poderosa capacidad.

El control de una máquina significa que somos capaces de ponerla en acción, modificar su velocidad y finalmente hacerla parar cuando sea preciso. Esto es justamente lo que necesitamos hacer con una mente disciplinada.

La verdadera concentración no es sólo una habilidad para dirigir. Y mantener nuestra plena y exclusiva atención durante algunos minutos, es decir, una cabeza de alfiler. Sino más bien la capacidad de hacer detenerse la máquina del pensamiento y observarla cuando ha cesado en sus revoluciones.

El estudio práctico de la concentración nos abre, no sólo el mundo de los resultados, sino también el de las causas. Y de esta forma nos lleva más allá de la esclavitud de los pensamientos y sentimientos sin control.

Resulta muy diferente el aprender a concentrarse. El hombre medio nace generalmente sin esta habilidad: lo que debe mencionarse. De esta forma realiza su camino por la vida. Pero, en esta línea de estudio, debes cambiar tu primitiva naturaleza y crear algo que no estaba presente antes.

La concentración no curara necesariamente tus enfermedades físicas, o va a cambiar tu karma personal. Por otra parte, si el estudio se lleva con éxito hasta el final, hasta su plena realización. El completo dominio de la mente te dará la clave de una nueva conciencia. Que abrirá el misterioso portal a través del cual puedes ver cuán real es tu propia vida.

Deja un comentario