Cúrate a ti mismo, PDF, Edward Bach

El Dr. Bach es bien conocido por su genuina mezcla de humildad espiritual y comprensión realista, y su filosofía sencilla ha sido una fuente de gran inspiración y consuelo para muchas personas.

La razón principal del fracaso de la ciencia médica moderna es que se ocupa de los resultados y no de las causas. Durante muchos siglos se ha enmascarado la verdadera naturaleza de la enfermedad por el materialismo y, por lo tanto, la enfermedad en sí misma ha tenido todas las oportunidades de extender sus estragos, ya que no ha sido atacada en su origen.

La enfermedad nunca será curada o erradicada por los métodos materialistas actuales, por la sencilla razón de que la enfermedad en su origen no es material.

Lo que conocemos como enfermedad es el resultado final producido en el cuerpo, el producto final de fuerzas de acción profundas y prolongadas y, aunque el tratamiento material por sí sólo fuese aparentemente exitoso, esto no sería más que un alivio temporal a menos que se eliminase la causa real.

La enfermedad es, en esencia, el resultado del conflicto entre el alma y la mente, y nunca será erradicada, excepto por el esfuerzo espiritual y mental. Dichos esfuerzos, si se realizan adecuadamente con comprensión, como veremos más adelante, pueden curar y prevenir enfermedades al eliminar esos factores básicos que son su causa principal.

Ningún esfuerzo dirigido al cuerpo por sí sólo puede hacer más que reparar el daño superficialmente y en esto no hay cura, ya que la causa aún está operativa y en cualquier momento puede demostrar su presencia en otra forma.

Digamos brevemente que la enfermedad, aunque aparentemente sea tan cruel, es en sí misma benéfica y para nuestro bien y, si se interpreta correctamente, nos guiará a nuestras faltas esenciales. Si se trata adecuadamente será la causa de la eliminación de esas fallas y nos dejará mejor y más grandes que antes.

El sufrimiento es un correctivo para señalar una lección que por otros medios no hubiésemos podido comprender y nunca podrá erradicarse hasta que se aprenda esa lección.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: