El dolor de los sueños no realizados puede ser el peor que experimentes jamás.Antes de morir, mucha gente piensa con remordimiento en lo que fue
su vida. Ashley Montagu dijo que la derrota más profunda que sufren los humanos es la diferencia entre aquello que uno es capaz de ser y aquello en que se ha convertido. ¿Por qué no te adelantas y empiezas ya a sentir ese remordimiento? Así podrás lanzarte al éxito sin pensártelo.

Muchas personas inteligentes, educadas, entrenadas, con grandes habilidades para desenvolverse en cualquier trabajo aún no han tenido éxito en sus vidas. En vez de perseguir sus sueños o de continuar con sus planes, eligieron aceptar el primer trabajo seguro que encontraron.

Ni siquiera intentaron buscar algo con lo que disfrutar de su vida profesional. Pero hasta ahí no importó, porque todo se podía cambiar. El problema vino cuando siguieron sin investigar, siguieron sin formarse y siguieron sin arriesgar más para mejorar.

Después de décadas vagando en el mismo túnel, siguieron sin cambiar sus hábitos y siguieron sin perseguir sus metas. Sólo esperaron a que sus vidas dieran un vuelco. Lo más triste es que no hicieron nada por modificar su situación.

La otra cara de la moneda es cómo algunos sí lograron concretar sus planes y ahora viven sus sueños. Son los que se concentran en sus propósitos y trabajan para conseguirlos. Son los que como tú, leen libros que les pueden ayudar.

Por eso tú estás a tiempo. Y por eso una visión tuya antes de morir, visualizando lo que no quieres que ocurra puede ayudarte mucho y cambiar tu vida.