Como enfocar la concentración positivamente

Enfocar la concentración positivamente no es fácil, pero una vez que se logre aportara multiples beneficios, entre ellos, que las dificultades o problemas se puedan resolver de manera más rápida y efectiva.

Diariamente se deben tomar decisiones, poniendo a prueba la concentración para lograrlo. La concentración es el enfoque mental dirigido hacía cualquier labor que se esté desarrollando en ese. A veces se confunde, con la capacidad de atención, pero esta va relacionada con el tiempo que puede concentrarse en algo.

Entrenar su cerebro para que se enfoque en el bienestar propio es fundamental, para vivir saludablemente. Cabe destacar que concentrar su mente bajo una dirección positiva, se puede lograr a través de técnicas, como: diálogo interno e imágenes positivas.

¿Cómo lograr concentración positiva cuando todo va mal?

Para concentrarse en positivo, trate de enfocarse cuando se sienta mal, o experimente alguna angustia. Durante esos momentos, es importante aliviar la presión para encontrar el lado positivo, canalizando esa energía.

El pensamiento positivo no se trata de enterrar lo que no está mal, sino de ganar control sobre ello.
Sobre el estrés y otras emociones negativas, estas desencadenan varios procesos en nuestro cuerpo afectando así nuestra capacidad para decidir.

Dicho escenario, nos lleva a considerar alternativas para atraer lo positivo junto a acciones sencillas, pero poderosas para el proceso:

Enfócate en las cosas buenas

Los obstáculos son parte de la vida, razón suficiente para aceptarlo, y luego abordar los detalles.
Cuando se enfrente a uno, piense en las cosas buenas, sin importar cuán pequeñas o insignificantes parezcan.

Si buscas, siempre puedes encontrar el potencial rayo de luz en cada nube, incluso, si no es inmediatamente obvio. Por ejemplo, si alguien cancela planes, piense en cómo ponerse al día con otra actividad.

Practica el agradecimiento

Se ha demostrado que practicar el agradecimiento reduce el estrés y mejora la autoestima en tiempos muy difíciles.

Del mismo modo, la concentración se vuelve más precisa, ya que combatimos los obstáculos con optimismo dando gracias.

Piense en momentos que le brinden algún tipo de consuelo o felicidad y trate de expresar su gratitud al menos una vez al día.

Lleva un diario de gratitud

Estudios confiables han descubierto que escribir las cosas por las que está agradecido puede mejorar su concentración positiva.

Puede hacer esto escribiendo en un diario de gratitud todos los días o anotando una lista de las cosas por las que está agradecido en los momentos que se siente mal.

Ábrete al humor

Los estudios han encontrado que la risa reduce el estrés, la ansiedad y la depresión para poder despejar la mente.

De la misma forma, mejora las habilidades de afrontamiento, el estado de ánimo y la autoestima.

Esté abierto al humor en todas las situaciones, especialmente en las difíciles, y permítete reír hasta de ti mismo por alguna equivocación.

La oportunidad de aflorar el humor, aligera el estado de ánimo y hace que las cosas parezcan un poco menos difíciles.

Pasa tiempo con personas positivas

Se ha demostrado que la negatividad y la positividad son contagiosas y también pueden apoderarse de tu mente en cuestión de minutos.

Piense en las personas con las que pasa la mayor parte del tiempo y evalúe si dicha compañía le hace bien a su salud.

Se ha demostrado que estar rodeado de seres humanos positivos mejora la autoestima, aumenta las posibilidades de alcanzar sus metas, y te muestra mayores herramientas de triunfo.

Rodéate de quienes te animen y ayuden a ver el lado positivo de la vida.

Practica el diálogo interno positivo

En ocasiones podemos encontrarnos hablando solos, donde aconsejamos a sí mismos o simplemente nos regañamos. Por lo general, tendemos a ser más duro con nosotros mismos, a ser nuestro peor crítico cuando algo sale mal.

Con el tiempo, esto puede hacer que se forme una opinión negativa de ti convirtiéndose en algo difícil de quitar.

Para detener esto, deberá ser consciente de la voz en su cabeza y responder con mensajes positivos, también conocidos como diálogo interno positivo.

Las investigaciones muestran que incluso un pequeño cambio en la forma en que habla consigo mismo puede influir en su capacidad de concentración para regular sus sentimientos, pensamientos y comportamiento en ambientes bajo estrés.

Empiece cada día con una nota positiva

Para empezar cada día con una nota positiva, tómelo como un hábito con frases que lo edifiquen.

Háblate con entusiasmo textual y ponlo en un lugar donde no se te pierda de vista para recordarte que es un gran día.

Cree un ritual en el que comience cada amanecer con algo gratificante, ya que tienes el potencial para siempre lograr más.

Escuche su música favorita

Existen temas musicales que ayudan a relajar la mente y del mismo modo, potencian la concentración.

Durante el proceso de molestia u olvido, el escuchar las canciones ayudará a entenderse más y calmar las aguas.  

La diligente lectura

No cabe duda de que la lectura es una fuente de concentración incomparable, por numerosos momentos que echan a volar la imaginación. Puedes seleccionar la categoría de libros que te gusten o leer solo uno, eso sí, que llame mucho tu atención y, sobre todo, que enriquezca tu mente.

descarga material de apoyo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: