Celos y envidia, malas emociones humanas, PDF

Publicado por Decida cambiar en

Las emociones son importantes desde diversos puntos de vista y, sin embargo, no es sino hasta recientemente que se recuperó el interés por su estudio. En virtud, entre otras cosas, de que desde hace mucho tiempo se ha considerado difícil abordarlas por su corta duración.

Las emociones son fenómenos psicológicos que le dan a la vida su sabor, y sus sinsabores, su energía y sentido. Son elementos fundamentales de lo humano. Dirigen la atención, guían la toma de decisiones, estimulan el aprendizaje y disparan la conducta.

Los celos cumplen con algunas funciones que se pueden considerar positivas o favorables para el sujeto. Permiten que los individuos mantengan, protejan o restauren los lazos sociales frente a amenazas que atentan contra el individuo o la relación.

Los celos también son causantes de comportamientos o situaciones negativas. Se han relacionado con la violencia doméstica. Se ha visto que en una situación de celos, hay más agresión hacia la pareja entre más se le ame y más compromiso se dé en la relación, manifestándose como enojo y deseos de castigarla y matarla.

Lo anterior se debe a que la agresión celosa, como muchas otras formas de comportamiento humano, está sobredeterminada en el sentido de representar el punto final de un número de intenciones, actos y temas.

hacen que surja erotismo intensamente ambivalente; escalan el conflicto interpersonal dentro de la relación y se ven acompañados de incertidumbre, frustración y desesperanza.

Los celos son una emoción dinámica: se mueve de un estado donde el individuo se siente completamente amenazado. Hacia un estado en el que cree que ya dominó el problema. En casos extremos, la solución del problema consiste en la eliminación violenta del rival.

Los celos y la envidia juegan un papel importante en la vida humana: los celos mantienen la exclusividad de las relaciones emocionales. Y la envidia pone énfasis en ciertos principios igualitarios en las relaciones, que establecen los seres humanos. Se requiere cierto grado de celos y envidia para evitar actitudes de total indiferencia entre las personas.

Los celos llevan a conductas más violentas que la envidia, como lo demuestra que 20% de los homicidios involucran a una persona celosa. Sin embargo, la envidia también tiene consecuencias negativas y dañinas. 

Los celos y la envidia son vicios y pueden ser tanto emociones como rasgos de carácter. La persona que experimenta celos, o envidia emocional, adopta una cierta visión de la situación que enfrenta. Mientras que, si son caracterológicas, predisponen al individuo a ver el mundo de esa cierta manera y a sentir celos y envidia.

Universidad Nacional Autónoma de México.


0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: