PDF, Mas alla del sexo

Hoy por la radio, televisión, Internet y otras vías recibimos constantemente mensajes acerca del sexo, como si las relaciones sexuales por sí solas fueran la clave de la felicidad humana.

Al niño se le pregunta: ¿Cuántas novias tienes? También aprendemos a usar condones para protegernos de las infecciones de transmisión sexual. Pero… ¡son tan pocos los que nos hablan de cómo encontrar a la persona que más nos conviene y juntos cultivar un amor perdurable!, ¡cómo ser felices y hacer felices a los demás!

La única fórmula para construir una vida de pareja no es el matrimonio. Hoy lo que primero que se busca es vivir el momento. ¡Hasta eso se debe vivir a plenitud! Surgen nuevos modelos de relaciones de pareja, que presentan variaciones según el país, las costumbres locales, la modernidad.

Muchos buscan no estar solos en la vida, pero tampoco desean excesiva rigidez en la relación. Hay todo tipo de matices, llegando a existir relaciones múltiples o a la eliminación de cualquier tipo de compromiso. Sin embargo, es interesante ver que muchas personas que niegan la relación estable, cuando encuentran a alguien especial desean continuar el vínculo.

Muchos consideran que detrás de esa maravillosa perfección que encontramos en una galaxia o en una partícula atómica, pasando por los cuerpos celestes y los seres vivos desde el ser humano hasta una bacteria, pudiera estar lo que algunos llaman “el amor universal”, una energía inteligente superior, sea Dios, o como usted le quiera llamar.

La religion y el sexo

Hay muchas religiones en el mundo, y todas tienen un punto común. No es objeto de este libro emitir juicios acerca de estas formas de pensar y por supuesto, respeto la suya. Lo importante es encontrar armonía en la vida. A través de recientes teorías de la física cuántica se ha podido encontrar respuestas a algunas interrogantes, aunque aún muchos asuntos esperan por una explicación científica.

PDF, Yo soy Malala

Durante siglos y siglos conociste la esclavitud, las cadenas, los cinturones de castidad, los candados, las cárceles, las hogueras, las violaciones, los abusos, las humillaciones, los amos, los dueños, los pater fa­milias y la potestad de los hermanos, de los padres y de los maridos.

Te rifaron, te compraron, te cambiaron por fa­negadas o rebaños, te usaron, te forzaron, te quema­ron, te satanizaron, te burlaron, te santificaron, te invisibilizaron, pero sobre todo te callaron… y de qué manera te callaron.

Fuiste madre, madre y otra vez madre, y cuan­do tenías el vientre redondo y pleno, te fetichizaron y entonces te llamaron mi santa madre para imposi­bilitar tu erotización, para matar tu deseo, para silen­ciar tus ansias de más caricias… Te llenaban de hijos e hijas para vaciarte de deseo.

Te hicieron creer du­rante siglos que tu anatomía era tu único destino, y así no sólo lograron transformar tu maternidad en fatalidad sino que mutilaron la cultura de tus voces, de tu escritura, de tus ideas que sólo excepcional­mente pudieron alzar vuelo.

Técnicas para ser un hombre Multiorgásmico, PDF

Dado que los antiguos maestros taoístas eran también médicos estaban interesados en la sexualidad
como parte de la salud general del cuerpo. En este sentido, practicaron el kung fu sexual porque descubrieron que la eyaculación agota la energía masculina. Probablemente ya habrás notado la
pérdida de energía y la sensación general de cansancio que siguen a la eyaculación, lo que hace que tu cuerpo sólo quiera dormir aunque desees seguir atendiendo a las necesidades sexuales y emocionales de tu pareja. Un hombre multiorgásmico lo expresaba así: «Una vez que eyaculo, la almohada me atrae más que mi novia».

A lo largo de más de tres mil años, los chinos han reconocido que los hombres pueden alcanzar múltiples orgasmos retrasando e incluso reteniendo la eyaculación. Esto es posible gracias a que el orgasmo y la eyaculación son dos procesos físicos diferentes, a pesar de haber sido equiparados en Occidente durante largo tiempo.

Los antiguos chinos, aunque menos precisos que los investigadores sexuales modernos, registraron sus descubrimientos en detalle para las futuras generaciones de buscadores sexuales y espirituales.

En Occidente, Alfred Kinsey, pionero de la investigación sexual, no informó de descubrimientos similares hasta 1940. Varias décadas más tarde y después de que sus hipótesis hayan sido probadas repetidamente en laboratorio; la mayoría de los hombres siguen desconociendo su potencial multiorgásmico.

Necesidad de técnica y conocimiento

Sin este conocimiento y sin una técnica clara; los hombres son incapaces de sentir la diferencia entre el crescendo del orgasmo y el estallido de la eyaculación. La sexualidad masculina occidental sigue estando erróneamente centrada en el objetivo de la eyaculación; en lugar de el proceso orgásmico de hacer el amor.

El hombre multiorgásmico enseña a los hombres a separar el orgasmo de la eyaculación en sus propios cuerpos; permitiéndoles transformar la liberación momentánea que supone la eyaculación en innumerables cumbres orgásmicas en todo el cuerpo. En palabras de un hombre multiorgásmico: En el tipo de eyaculación normal de cada día el placer se acaba enseguida.