Razones Para Vivir, José Luis Martín Descalzo

Enseñanzas, Razones para vivir

En el lenguaje cotidiano hay cosas realmente muy llamativas, Y una de ellas es esa frase tan común con la que, ante cualquier fallo de alguien, comentamos: Eso es muy humano. Alguien hace trampas en un examen o en un concurso y decimos: Es muy humano. Otro defrauda al Fisco y explicamos Es humano. Un hombre celoso hace la vida imposible a su mujer y comentario al canto: Es muy humano.

Tras un fracaso, alguien se viene abajo y se sumerge en la amargura, y le compadecemos con un es humano. Curiosamente llamamos humanos sólo a nuestros vicios y carencias. Incluso, a veces, ese humano se convierte en sinónimo de animal.

Parecería que lo propio del hombre es lo bajo, lo caduco, lo que le aleja de las cumbres. Pero… ¡si realmente lo humano es lo que nos diferencia del animal! ¡Si lo humano es la razón, la voluntad, la conciencia, el esfuerzo, la santidad! Eso es lo verdaderamente humano.

Humana es la inteligencia que hace del hombre un permanente buscador de la verdad, un ser ansioso de claridad, un alma hambrienta de profundidad. La voluntad es humana, el coraje, el afán de luchar, el saber sobre- ponerse a la desgracia, la capacidad para esperar contra toda esperanza.

También humana es la conciencia que nos impide engañarnos a nosotros mismos, la voz que desde dentro nos despierta para seguir escalando, la exigencia que nos impide dormirnos…

La ciencia de la mente, PDF

La mente siempre va a ser motivo de estudio, somos una creacion compleja. La ciencia de la mente, encienrra un sin numero de respuestas a muchos interrogantes.

Intentamos curar las mentalidades de los hombres, sabiendo que al grado el cual somos acertados también curaremos a sus cuerpos. Sabemos que al grado el cual podemos ver a un hombre perfecto él aparecerá.

Sentimos que el hombre es realmente perfecto, no importa cómo él aparece; e intentamos destapar esa perfección que sea dentro de la vida de cada hombre, para esto somos curativos.

Sabemos que los pensamientos son cosas. Sabemos que el pensamiento es inteligente y tiene energía dentro de sí mismo. Sabemos que la creencia hace al pensamiento de gran alcance. Sabemos que nuestro asimiento de las endechas del pensamiento de la causalidad y manipulamos la sustancia verdadera.

Sabemos que la palabra del hombre es la ley de su vida, bajo una gran ley de toda la vida. Sabemos que los pensamientos de la enfermedad hacen a enfermo del hombre, y que los pensamientos de la salud y de la perfección lo curarán.

El ministerio de la bondad, PDF – Ellen G. White

Es curioso ver que en este tiempo hayan aparecido tantos buenos samaritanos. La hipocresía es un mal horrible, y muchos la practican hoy en día. ¿cuando? cuando una persona necesita que lo estén grabando para darle un pan a un habitante de la calle, por ejemplo, y luego los suben a las redes sociales para que los demás digan que es generoso. no, así no.

Cualquiera que tenga la voluntad de hacer algo por sus prójimos dolientes, aunque no haya recibido una preparación específica para atender a los enfermos.

Esto no significa que la autora de este libro estimule forma alguna de “curanderismo”.

Debemos ser muy cuidadosos cuando se trata de dar consejos relativos a la salud y, más todavía, cuando nos sintamos inclinados a atender directamente a alguien que requiera atención médica.

Si bien es cierto que no debemos ser tardos en socorrer a nuestros prójimos, no es menos cierto que hay muchísimos casos cuando no deberemos suministrar medicinas que sólo corresponden a un facultativo.

Deseamos a este libro una amplia difusión, pues son muy grandes sus méritos y su utilidad puede ser muy vasta.

Quiera Dios bendecir su circulación y la aplicación de sus consejos e instrucciones que emanaron de una pluma inspirada.