Crecimiento personal

Categoría: Relación de pareja Página 2 de 3

Osho, Aprender a amar, PDF

Debemos aprender a amar, ya que muy pocas personas saben cómo hacerlo. Todo el mundo piensa que el amor es necesario, que la vida sin él carece de sentido. Pero son muy pocos los que verdaderamente saben cómo amar, y todo lo que hacen en nombre del amor no es amor sino cualquier otra cosa. El amor muchas veces se confunde con otros muchos conceptos: celos, cólera, odio, posesión, dominación, ego. Todos ellos venenos que destruyen el verdadero néctar: amar significa deshacerse de todas estas interferencias. Solo entonces, en ese preciso momento, un amor de una calidad inédita florecerá a nuestro alrededor.

El amor es el alimento del alma pero te han privado de él. Tu alma no ha recibido nada de amor, por tanto desconoces su sabor. Por ello tiene sentido esta pregunta, aunque es lamentable que así sea. El cuerpo ha recibido alimento, por eso sigue viviendo, pero el alma no ha recibido alimento así que está muerta, o todavía no ha nacido, o está siempre en su lecho de muerte.

Nacemos completamente equipados de la capacidad de amar y de ser amados. Todo niño nace lleno de amor y sabe perfectamente qué es. No hace falta explicarle lo que es. Sin embargo, el problema surge porque la madre y el padre desconocen qué es el amor. Ningún niño tiene los padres que se merece; ningún niño tiene nunca los padres que se merece;sencillamente, esos padres no existen en la Tierra. Y cuando llegue el momento en que el niño se convierta en padre, también habrá perdido la capacidad de amar.

Stefan Bollman, Las mujeres que leen son peligrosas, PDF

La historia de la lectura femenina se refleja de manera magistral tanto en la pintura como en la fotografía. Artistas de todas las épocas han sucumbido ante la fascinación del reto de capturar la intimidad, a veces secreta, de la lectura femenina. Sus obras nos ofrecen una visión única y sensible de la historia de las mujeres y la lectura. Pero hubieron de pasar muchos siglos antes de que ellas fueran libres de leer lo que quisieran, tanto para su educación como para su placer. Primero les fue permitido bordar, orar, ocuparse de los hijos y cocinar.

Es indudable que el acceso a la lectura, que es la principal puerta de ingreso al mundo de la cultura, supuso un gran avance para la mujer, como para cualquier colectivo étnico o social en posición de desventaja y de dependencia. Le dio mayor confianza en su propio valer, la hizo más autónoma, la ayudó a pensar por sí misma, le abrió nuevos horizontes.

Stefan Bollmann explora la historia de la lectura femenina con una particular mirada en el detalle. Este libro reúne una irresistible selección de sorprendentes pinturas, dibujos, grabados y fotografías de mujeres leyendo realizados por artistas desde la Edad Media hasta el presente, centrándose de forma especial en ciertas obras de Rembrandt, Vermeer, pero también de Manet, Matisse, Hopper o la fotógrafa Eve Arnold entre muchos otros.

En nuestros días, no sólo se considera analfabeto a quien no sabe leer ni escribir, sino también a cualquier persona incapaz de comprender un texto sin leerlo en voz alta. Sin embargo, debe haber existido una época en que las cosas eran exactamente a la inversa, en que la lectura en voz alta era la norma, mientras que hoy es la lectura silenciosa la que prevalece.

7 Pasos para Olvidar un Amor, PDF – Rolando Goicochea

Se marchó de tu vida, te rompió el corazón, te quedaste solo, o sola. Ahora te sientes fatal, no sabes qué hacer, te sientes muy triste. Todos vuestros planes se los llevó
el viento, sientes como si una piedra grande dentro de tu pecho te pesara y tu angustia es tanta que, literalmente, te dificulta respirar.

Te dan ganas de llorar sin parar; para ti es el peor día del año y, con el dolor, te parece que el tiempo marcha lentamente. Entras a Facebook y ves las fotos que se tomó el fin de semana pasándola genial sin ti… Con su nueva pareja… Revisas tu Whatsapp; está conectado(a) y tus mensajes son ignorados.

Le llamas al móvil pero no contesta. Y si lo hace parece otra persona, le molesta que sigas insistiendo. Te rechaza constantemente. Te muestra frialdad, odio, rencor, aversión…

Si realmente te sientes fatal, no sabes qué hacer, piensas en él, o ella, cada vez más y más… Si no te concentras en los estudios, en el trabajo o en compañía de tus amigos… Si su recuerdo no te deja en paz porque vosotros habéis pasado tan buenos momentos…

La mujer tiene la palabra, PDF, Florence Thomas

La palabra de la mujer en la actualidad

Introducción.

Durante siglos y siglos conociste la esclavitud, las cadenas, los cinturones de castidad, los candados, las cárceles, las hogueras, las violaciones, los abusos, las humillaciones, los amos, los dueños, los pater fa­milias y la potestad de los hermanos, de los padres y de los maridos.

Te rifaron, te compraron, te cambiaron por fa­negadas o rebaños, te usaron, te forzaron, te quema­ron, te satanizaron, te burlaron, te santificaron, te invisibilizaron, pero sobre todo te callaron… y de qué manera te callaron.

Fuiste madre, madre y otra vez madre, y cuan­do tenías el vientre redondo y pleno, te fetichizaron y entonces te llamaron mi santa madre para imposi­bilitar tu erotización, para matar tu deseo, para silen­ciar tus ansias de más caricias… Te llenaban de hijos e hijas para vaciarte de deseo.

Te hicieron creer du­rante siglos que tu anatomía era tu único destino, y así no sólo lograron transformar tu maternidad en fatalidad sino que mutilaron la cultura de tus voces, de tu escritura, de tus ideas que sólo excepcional­mente pudieron alzar vuelo.

Página 2 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén