Crecimiento personal

Categoría: Psicología Página 1 de 48

Cómo Planificar Tu Éxito, PDF

El dolor de los sueños no realizados puede ser el peor que experimentes jamás.Antes de morir, mucha gente piensa con remordimiento en lo que fue
su vida. Ashley Montagu dijo que la derrota más profunda que sufren los humanos es la diferencia entre aquello que uno es capaz de ser y aquello en que se ha convertido. ¿Por qué no te adelantas y empiezas ya a sentir ese remordimiento? Así podrás lanzarte al éxito sin pensártelo.

Muchas personas inteligentes, educadas, entrenadas, con grandes habilidades para desenvolverse en cualquier trabajo aún no han tenido éxito en sus vidas. En vez de perseguir sus sueños o de continuar con sus planes, eligieron aceptar el primer trabajo seguro que encontraron.

Ni siquiera intentaron buscar algo con lo que disfrutar de su vida profesional. Pero hasta ahí no importó, porque todo se podía cambiar. El problema vino cuando siguieron sin investigar, siguieron sin formarse y siguieron sin arriesgar más para mejorar.

Después de décadas vagando en el mismo túnel, siguieron sin cambiar sus hábitos y siguieron sin perseguir sus metas. Sólo esperaron a que sus vidas dieran un vuelco. Lo más triste es que no hicieron nada por modificar su situación.

La otra cara de la moneda es cómo algunos sí lograron concretar sus planes y ahora viven sus sueños. Son los que se concentran en sus propósitos y trabajan para conseguirlos. Son los que como tú, leen libros que les pueden ayudar.

Por eso tú estás a tiempo. Y por eso una visión tuya antes de morir, visualizando lo que no quieres que ocurra puede ayudarte mucho y cambiar tu vida.

PDF, Lo que nunca te contaron para triunfar

La mente que poseemos nos es muy útil para guiar esa parte del universo que nos rodea y que llamamos nuestro cuerpo.

La mente nos sirve para realizar acciones asombrosas en el universo que nos rodea y aunque se suele usar la analogía con los ordenadores digitales de nuestra era su alcance y utilidad sobrepasa con mucho la de los toscos rudimentos electrónicos de nuestra era.

Sin embargo la mente de una persona no deja de ser un conjunto de reglas y recetas que han sido adquiridas; y dirigidas por todos los elementos del universo que nos rodean; incluido nuestro propio cuerpo y cuya finalidad es asegurar la supervivencia del individuo en el ambiente donde el cuerpo se desenvuelve.

Luego si la mente es tan sólo un conjunto de reglas, y dichas reglas son distintas en cada individuo a lo largo de su evolución en la sociedad además de poderse cambiar a voluntad con aprendizaje y tesón; eso implica otra verdad fundamental.

Mente y patrones

Todo producto de tu mente está basado en patrones sociales, conductas aprendidas, modelos abstractos del mundo enseñados o aprendidos de nuestros semejantes; y por lo tanto tan sólo son herramientas que nos ayudan a entender el mundo y que nunca son la realidad misma de las cosas.

«Para que el universo que nos rodea cambie, primero tenemos que cambiar nosotros, nuestros hábitos y nuestros prejuicios».

Nada cambia sin que primero hayamos cambiado nosotros; la belleza se encuentra en nuestro interior es una frase que oímos con mucha frecuencia; pero no muchos consiguen verlo simplemente porque no saben dónde tienen que buscarla.

Tampoco podemos cambiar nuestro yo real; porque como ya hemos visto, nuestro YO es perfecto, bello ya por sí solo, es el OBSERVADOR PERFECTO, observa y percibe no necesita ser cambiado ya que es puro por naturaleza; tan sólo hay que dejar que el mismo se manifieste a la otra persona tal como es.

PDF, La Llave de los Sueños

Sin conocimiento de uno mismo no hay comprensión de los demás, ni del mundo de los hombres; ni de la acción de Dios en el hombre. Una y otra vez lo he comprobado, en mí mismo, en mis amigos y parientes, y también en lo que llaman «obras del espíritu».

Sin conocimiento de uno mismo, la imagen que nos formamos del mundo y de los demás no es más que la obra ciega e inerte de nuestros apetitos, nuestras esperanzas, nuestros miedos, nuestras frustraciones; nuestras ignorancias deliberadas y nuestras huidas y nuestras renuncias y todos nuestros impulsos de violencia reprimida, y la obra de los consensos y de las opiniones que imperan a nuestro alrededor y que nos tallan a su medida.

Por eso apenas tiene relaciones lejanas, indirectas y tortuosas con la realidad de la que pretende dar cuenta, y que desfigura sin ninguna vergüenza. Es como un testigo medio imbécil, medio corrupto en un asunto que le afecta más de lo que quiere admitir; sin darse cuenta de que su testimonio le compromete y le juzga…

Psique, actitud y sentimientos

Cierto es que todo lo que se encuentra y se mueve en la psique busca y encuentra una expresión visible. Ésta puede manifestarse en el nivel de la conciencia (con pensamientos, sentimientos, actitudes, etc.) o en el de los actos y comportamientos; o también en el nivel (llamado “psicosomático» en jerga erudita) del cuerpo y sus funciones.

Pero todas esas manifestaciones, psíquicas, sociales, corporales, son hasta tal punto ocultas, hasta tal punto indirectas; que bien parece que también ahí haga falta una perspicacia y una capacidad intuitiva sobrehumanas, para conseguir extraer un relato, por poco matizado que sea, de las fuerzas y conflictos inconscientes que se expresan a través de ellas.

El sueño, por el contrario, se revela como un testimonio directo, perfectamente fiel y de una fineza incomparable, de la vida profunda de la psique. Detrás de apariencias a menudo desconcertantes y siempre enigmáticas, cada sueño constituye en sí mismo un verdadero cuadro, trazado con mano maestra; con su iluminación y su perspectiva propias, una intención (siempre benevolente), un mensaje (a menudo contundente).

Nosotros mismos somos ciegos, por así decir, no vemos ni torta en ese batiburrillo de fuerzas que actúan en nosotros y que, sin embargo; gobiernan inexorablemente nuestras vidas (al menos mientras no hagamos el esfuerzo de conocerlas…). Somos ciegos, sí, pero en nosotros hay un Ojo que ve, y una Mano que pinta lo visto…

La mente crea la realidad, Deja de ser tú, PDF

Es fácil entender que los traumas dañan el cerebro, pero los investigadores también han descubierto que los pensamientos negativos y la mala programación del pasado también lo afectan.

Por ejemplo, yo crecí con un hermano mayor empeñado en zurrarme. La tensión y el miedo que sentía constantemente me produjeron mucha angustia, unas pautas mentales marcadas por la ansiedad y estar siempre en guardia, porque no sabía cuándo me iba a pasar algo malo.

El temor en el que yo vivía me causó una hiperactividad en los centros del miedo del cerebro durante mucho tiempo, hasta que pude resolver este problema más tarde en la vida.

En una serie de estudios que hemos publicado, la práctica de la meditación, como la que el Doctor Dispenza aconseja, aumentó considerablemente la circulación sanguínea en la corteza prefrontal, la parte más pensante del cerebro humano.

Después de meditar a diario durante ocho semanas, a los sujetos del estudio la corteza pre frontal en reposo se les fortaleció y la memoria también les mejoró. Hay muchas formas de curar y optimizar el cerebro.

No debemos esperar nunca que la ciencia nos dé permiso para hacer algo inusual, de lo contrario estaremos convirtiéndola en otra religión más. Seamos lo bastante valientes como para contemplar nuestra vida, hacer algo «inaudito» y repetirlo una y otra vez. De este modo llegaremos a alcanzar un mayor poder personal.

Daniel G. Amen, M. D.

Página 1 de 48

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén