Si tú cambias, podras hacer que otros cambien...

Categoría: Parejas

Osho, Aprender a amar, PDF

Debemos aprender a amar, ya que muy pocas personas saben cómo hacerlo. Todo el mundo piensa que el amor es necesario, que la vida sin él carece de sentido. Pero son muy pocos los que verdaderamente saben cómo amar, y todo lo que hacen en nombre del amor no es amor sino cualquier otra cosa. El amor muchas veces se confunde con otros muchos conceptos: celos, cólera, odio, posesión, dominación, ego. Todos ellos venenos que destruyen el verdadero néctar: amar significa deshacerse de todas estas interferencias. Solo entonces, en ese preciso momento, un amor de una calidad inédita florecerá a nuestro alrededor.

El amor es el alimento del alma pero te han privado de él. Tu alma no ha recibido nada de amor, por tanto desconoces su sabor. Por ello tiene sentido esta pregunta, aunque es lamentable que así sea. El cuerpo ha recibido alimento, por eso sigue viviendo, pero el alma no ha recibido alimento así que está muerta, o todavía no ha nacido, o está siempre en su lecho de muerte.

Nacemos completamente equipados de la capacidad de amar y de ser amados. Todo niño nace lleno de amor y sabe perfectamente qué es. No hace falta explicarle lo que es. Sin embargo, el problema surge porque la madre y el padre desconocen qué es el amor. Ningún niño tiene los padres que se merece; ningún niño tiene nunca los padres que se merece;sencillamente, esos padres no existen en la Tierra. Y cuando llegue el momento en que el niño se convierta en padre, también habrá perdido la capacidad de amar.

7 Pasos para Olvidar un Amor, PDF – Rolando Goicochea

Se marchó de tu vida, te rompió el corazón, te quedaste solo, o sola. Ahora te sientes fatal, no sabes qué hacer, te sientes muy triste. Todos vuestros planes se los llevó
el viento, sientes como si una piedra grande dentro de tu pecho te pesara y tu angustia es tanta que, literalmente, te dificulta respirar.

Te dan ganas de llorar sin parar; para ti es el peor día del año y, con el dolor, te parece que el tiempo marcha lentamente. Entras a Facebook y ves las fotos que se tomó el fin de semana pasándola genial sin ti… Con su nueva pareja… Revisas tu Whatsapp; está conectado(a) y tus mensajes son ignorados.

Le llamas al móvil pero no contesta. Y si lo hace parece otra persona, le molesta que sigas insistiendo. Te rechaza constantemente. Te muestra frialdad, odio, rencor, aversión…

Si realmente te sientes fatal, no sabes qué hacer, piensas en él, o ella, cada vez más y más… Si no te concentras en los estudios, en el trabajo o en compañía de tus amigos… Si su recuerdo no te deja en paz porque vosotros habéis pasado tan buenos momentos…

Elsa Punset, Brújula para navegantes emocionales, PDF

La brújula de las emociones

Una de las capacidades más importantes del ser humano es la de formar y mantener relaciones con los demás. Esta capacidad es absolutamente necesaria para sobrevivir, aprender, trabajar, amar y procrear. La habilidad individual para formar y mantener relaciones varía: algunas personas parecen ser capaces de amar de forma natural.

Otras no tienen tanta suerte: derivan poco placer de sus relaciones con los otros y su adhesión a la familia es más distante, menos emocional. A veces estas personas desearían por encima de todo disfrutar de intimidad emocional con sus seres cercanos, pero no saben cómo.

Tanto la capacidad como el deseo de formar relaciones emocionales están asociados a la organización y funcionamiento de partes específicas del cerebro humano. Así como el cerebro nos permite ver, oler, degustar, pensar y movernos, es el órgano que nos permite ser capaces, o no, de amar.

Los sistemas del cerebro humano que nos permiten formar y mantener relaciones se desarrollan durante la infancia y primeros años de vida. Las experiencias durante estos primeros y vulnerables años son críticas: la empatía, el afecto, el deseo de compartir, el aprendizaje de la gestión de la agresividad y el desarrollo de la capacidad de amar están asociados a las capacidades de apego formadas durante la infancia y la niñez temprana.

Amar sin apego, Te amo pero soy feliz sin ti, PDF, Papá Jaime

Libro que enseña sobre lo que es un apego

La felicidad viene con nosotros en el momento de nacer. No importa donde nazcamos, bajo qué cultura o influenciados por qué religión, o si nacemos ricos, pobres, bellos o feos. Todos podemos ser felices, ya que ese es nuestro verdadero estado natural.

No importa en qué situación específica te encuentres; lo importante es lo que hoy elijas y decidas hacer para salir adelante, ya que la única verdad que hay es que si tú mismo no lo haces, nadie podrá hacerlo por ti.

Vivimos en una sociedad en la que de una u otra forma todos dependemos de otros para todo tipo de cosas. Necesitamos quién nos surta de alimentos, vestido, medicinas, etc. Necesitar a los demás para estas cosas no está mal, ya que es una forma de intercambio de productos y servicios básicos para poder vivir.

El problema surge cuando nosotros dependemos psicológica y emocionalmente de otras personas o dependemos de ciertas cosas, ya sea poder, reputación, dinero, fama o aprobación para ser felices, ya que cuando no logramos conseguir aquello que deseamos o poseer a quien queremos, nos perturbamos y perdemos lo que creemos que es la felicidad.

Es en este momento cuando nuestro deseo se convierte en apego y empezamos a sentir temor de perder a esa persona o cosa que supuestamente nos da la felicidad.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén