PDF, La ley del éxito, Paramahansa Yogananda

El motor de todos tus poderes es la fuerza de voluntad

Para triunfar en cualquier empresa, además de mantener tus pensamientos en un nivel positivo; debes emplear paralelamente el poder de la voluntad y una actividad continua. Todo el mundo de las manifestaciones externas no es sino el producto de la voluntad; mas dicho poder no siempre es empleado en forma consciente. Así como existe una voluntad consciente, existe también una voluntad mecánica. El motor de todos tus poderes es la volición, la “fuerza de voluntad”. Sin ella no puedes caminar, conversar, trabajar, pensar o sentir.

La voluntad es, pues, la fuente de donde brotan todas tus acciones. Si quisieras suspender el ejercicio de la voluntad, sería preciso que permanecieses tanto física como mentalmente en la inactividad más absoluta; ya que en el mero acto de mover una mano, por ejemplo, estas haciendo uso de la voluntad. De hecho es imposible vivir sin hacer uso de esta fuerza.

La voluntad mecánica consiste en el empleo del poder la voluntad en forma inconsciente. La voluntad consciente es una fuerza vital que se acompaña siempre de determinación y de esfuerzo; es un motor que te entrenas en ejercer la voluntad en forma consciente; y no mecánica, debes paralelamente asegurarte que los objetivos perseguidos por tal voluntad sean constructivos y valiosos.

Con el objeto de desarrollar el poder dinámico de la voluntad; es útil proponerse realizar alguna de las cosas que te hayan parecido irrealizables hasta aquí, comenzando primero por las más simples; luego, a medida que tu confianza se fortalece y tu voluntad se torna mas dinámica, puedes intentar realizaciones más difíciles. Una vez que estés seguro de haber elegido bien tu meta, no debes aceptar por ningún motivo someterte al fracaso. Ha de dedicarse toda la fuerza de la voluntad a la consecución de un solo objetivo a la vez; sin dejar jamás algo a medio acabar para emprender algo nuevo; se evita así la dispersión de energías.

Puedes controlar tu destino

La mente es la creadora de todo. Es por ello que deberías dirigir tu mente en tal forma que solo cree el bien. Si te aferras a un determinado pensamiento, aplicando en ello tu fuerza de voluntad dinámica; dicho pensamiento llegará finalmente a manifestarse en forma externa y tangible. Y es así que, cuando eres capaz de utilizar tu voluntad con fines únicamente constructivos, te conviertes en el amo de tu propio destino.

Se han mencionado recientemente tres importantes vías a través de las cuales es posible activar la voluntad, tornándola verdaderamente dinámica:

  1. ) elige una tarea sencilla o alguna actividad que jamás hayas dominado bien, y proponte desarrollarla en forma exitosa.
  2. ) asegúrate de que tu elección haya recaído sobre algo factible y constructivo a la vez, rechazando toda idea de fracaso.
  3. ) concéntrate en un solo objetivo, aplicando todas tus capacidades y aprovechando cuanta oportunidad se te presente para materializar tu propósito.

Mas debes siempre procurar obtener la certeza interior; nacida de la serena profundidad de tu más intimo ser de que lo que persigues es algo correcto; que te conviene conseguir y que está de acuerdo con los designios divinos. Una vez obtenida dicha seguridad, puedes entonces aplicar toda la fuerza de tu voluntad para así alcanzar tu objetivo; pero manteniendo siempre tus pensamientos concentrados en Dios: la fuente suprema de todo poder y de toda realización.

La Mente Universal es perfecta y no conoce carencia alguna

Tal como todo poder yace en la voluntad divina, así también todo don espiritual y material fluye de la inagotable fecundidad divina. Con el objeto de capacitarte para recibir los dones de Dios, debes desterrar de tu mente toda idea de limitación y de pobreza.

La Mente Universal es perfecta y no conoce carencia alguna; si deseas ponerte en contacto con tan infalible fuente de abastecimiento, debes mantener en tu mente una conciencia de abundancia; aun cuando no sepas de donde podrá llegarte el próximo centavo, evita toda aprensión. Si realizas tu parte en la faena, confiando en que Dios realizará la suya; descubrirás que misteriosas fuerzas vienen en tu ayuda, y que tus deseos constructivos se materializan prontamente.

Semejante confianza, así como también una conciencia de abundancia, se logran por medio de la meditación. Puesto que Dios es la fuente de todo poder, paz y prosperidad; no persigas tus deseos ni te pongas en acción jamás, sin comulgar con Él primero. Al proceder de ésta forma, pondrás tanto tu voluntad como tu actividad en la disposición adecuada para conquistar las más altas metas.

Tal como no puedes transmitir ningún mensaje a través de un micrófono arruinado; tampoco es posible emitir plegaria alguna mediante un micrófono mental descompuesto por la inquietud. Repara, por lo tanto, tu micrófono mental y aumenta la receptividad de tu intuición, por medio del ejercicio de una profunda calma interior; de esta forma te capacitarás tanto para transmitirle tus mensajes a Dios de manera efectiva, como para recibir sus respuestas.

Permite que el poder de Dios guie tus esfuerzos

Pon en acción el poder que ya tienes, empleándolo en propósitos constructivos, y desarrollaras así mayor poder. Avanza en tu sendero con una actitud de inquebrantable determinación, empleando todos los atributos del éxito en tu empresa. Sintonízate con el Poder Creador del espíritu. Estarás entonces en contacto con la Inteligencia Infinita, capaz de guiarte y de resolver todos los problemas.

Antes de decidir cualquier asunto de trascendencia, siéntate en silencio, pidiéndole al Padre su bendición. Si obras así, en el fondo de tu mente, estará su Mente; y en el fondo de tu voluntad, Su Voluntad. No puedes fracasar si Dios trabaja contigo; y cuando así sucede, todas tus facultades aumentan su poder. Cada vez que realizas tu trabajo con la idea de servir a Dios, recibes sus bendiciones.

Aun cuando tu trabajo en esta vida sea humilde, no te sientas obligado a justificarte por ello; siéntete mas bien orgulloso de estar cumpliendo con la tarea que el Padre te ha dado. Mientras trabajes con el objeto de complacer a Dios, todas las fuerzas cósmicas colaborarán armoniosamente contigo.

Cuando convenzas a Dios de que le deseas a Él por encima de todo, estarás en armonía con Su Voluntad. Cuando continúas buscándole, a pesar de todos los obstáculos que surgen a tu paso para alejarte de Él; ésta es la voluntad humana en su forma más altamente constructiva. Y es en ésta forma como pondrás en acción la Ley del Éxito.

El Poder Divino está en tus manos, si realizas un decidido esfuerzo por hacer uso de el para alcanzar la salud, la felicidad y la paz. En la medida en que abarque éstas metas en tu vida, avanzarás ciertamente por el camino de la autorrealización (o realización de tu ser espiritual), hacia tu verdadera morada en el Señor…

PDF, Como desarrollar tu disciplina personal

La creencia popular le atribuye, de forma muy desproporcionada; un gran porcentaje de la responsabilidad por éxito o el fracaso de las personas al talento y al coeficiente intelectual. No obstante, aunque un gran talento y un coeficiente intelectual alto, ciertamente otorgan una buena ventaja para la solución de algunos problemas específicos; en realidad estos no son tan efectivos resolviendo la gran mayoría de los retos cotidianos que se presentan en la vida.

La disciplina personal juega un papel fundamental en el rumbo que toma la vida de una persona, ya que le permite realizar de forma consistente; acciones positivas que pueden ser discretas en principio pero que en el largo plazo arrojan resultados fantásticos.

Por ejemplo, en un momento dado, puede parecer bastante trivial tomar un desayuno bien balanceado en un horario establecido y con las condiciones de higiene adecuadas; Sin embargo, los resultados de realizar esta simple actividad de forma diaria durante 20 años pueden ser extraordinarios para la salud, la apariencia, la autoestima, las relaciones y las finanzas personales.

No se necesita un coeficiente intelectual muy elevado para preparar y consumir alimentos saludables; sólo se requiere contar con el nivel de disciplina suficiente para adquirir, preparar y consumir los productos que constituyen una dieta bien balanceada.

Tu nivel de disciplina personal determina la magnitud del éxito

La disciplina personal te ayuda a realizar una gran cantidad de trabajo de bajo nivel, poco fastuoso; pero cuyos efectos en el largo plazo tienen alcances impresionantes en áreas de la vida como la salud, la carrera, los negocios, el dinero, el desarrollo intelectual, las relaciones personales, el desarrollo espiritual, etc. De manera más general, es tu nivel de disciplina personal el que determinará en gran medida la magnitud del éxito que obtendrás en la vida.

Es muy común escuchar intenciones futuras como: el próximo mes iniciaré una rutina de ejercicios; sin embargo, en la mayoría de los casos, la actividad se posterga para un mejor momento. Cada nuevo año las personas se plantean buenos propósitos como mejorar su alimentación; leer más, mejorar sus relaciones con los demás, hacer ejercicio, iniciar un nuevo negocio, etc.

Sin embargo, como podrás ver más adelante, estos propósitos son sumamente débiles y su ejecución; en promedio no dura más de un par de meses, por lo que enseguida se regresan a los ineficaces patrones de comportamiento anteriores. Es indudable que existe un eslabón perdido entre los buenos propósitos y su conquista.

Los cinco pilares de la disciplina personal o auto-disciplina son: aceptación, fuerza de voluntad, trabajo duro, dedicación y persistencia. En cada artículo de la serie, se explora uno de estos pilares, explicando por qué es importante y cómo desarrollarlo.

Así como todas las personas tenemos diferente fuerza muscular, todos poseemos diferentes niveles de disciplina personal. Todo el mundo tiene algo de ella si puedes mantener la respiración unos segundos, tienes un poco de auto-disciplina. Pero no todo el mundo ha desarrollado su disciplina en el mismo grado. Así como se necesita músculo para construir más músculo, se necesita disciplina para construir una mayor disciplina personal.

Auto disciplina es hacer frente a retos que puedes lograr con éxito

La manera de construir la disciplina personal es análoga al entrenamiento progresivo con pesas para construir músculo. Esto implica levantar pesos que están cerca de tu límite. Ten en cuenta que cuando entrenas con pesas, levantas pesos que están dentro de tu capacidad. Fuerzas los músculos hasta que fallan, y luego descansas. Del mismo modo, el método básico para construir la auto disciplina es hacer frente a los retos que puedes lograr con éxito; pero que están cerca de tu límite.

Esto no significa intentar algo y fracasar en ello todos los días, tampoco significa permanecer dentro de tu zona de confort. No ganarás fuerza alguna tratando de levantar un peso que simplemente no puedes mover; ni vas a ganar fuerza levantando pesos que son demasiado ligeros para ti. Debes comenzar con pesos retos que están dentro de tu capacidad actual, pero que están cerca de tu límite más alto.

Realizar entrenamiento progresivo significa que una vez que tengas éxito en un reto, aumentas el desafío. Si sigues trabajando con el mismo peso, no conseguirás volverte más fuerte. Del mismo modo, si no te pones a prueba en la vida, no desarrollarás tu disciplina personal.

No te compares con otras personas.

No te compares con otras personas. Eso no te va a ayudar. Sólo encontrarás lo que tú esperas encontrar. Si crees que eres débil, todo el mundo te parecerá más fuerte. Si crees que eres fuerte, todo el mundo te parecerá más débil. No hay razón alguna para hacer esto. Basta con mirar donde te encuentras ahora, y tratar de mejorar a medida que avanzas.

La fuerza de voluntad es una concentración de fuerza. Reúnes toda tu energía y haces un enorme empuje hacia adelante. Atacas estratégicamente a tus problemas en sus puntos más débiles hasta que se rompen, dándote suficiente espacio para maniobrar más profundamente en su territorio y acabar con ellos.

La conclusión

Este libro te ayudará a descubrir cuáles son los principales factores que están bloqueando tus mejores intenciones y el desarrollo de tu vida en todas sus dimensiones. Además te proveerá de un conjunto de herramientas que te ayudarán a impulsar de manera extraordinaria tu nivel de disciplina personal, lo cual te convertirá en una persona que puede plantearse objetivos y metas claras, y que además es capaz de volverlas realidad.

Como encontrar tu propósito de vida, PDF

No hay que poner en duda que somos seres especiales; según las sagradas escrituras DIOS nos hizo a su imágen y semejanza. Nos creo para ser felices, para que disfrutemos de su creación, y nos dio libertad. Asi que también podemos elegir.

Tenemos la opción de hacer que nuestra vida sea un manantial de dicha y felicidad, o un arroyo de amargura e infelicidad. La vida no hay que complicarla tanto.

El Universo nunca quiso que vivieras una vida sin significado. Va siendo hora de revaluar lo que estás haciendo. Asegúrate de que tu campo de acción concuerde con tu destino. No te crearon para pasar 30 o 40 años de tu vida haciendo algo que no amas, sin sentido, quedándote allí sólo por conveniencia o porque le temes al cambio.

Tu fuiste creado por diseño

Da el paso hacia tu Propósito de Vida. cuando seguimos nuestro Destino
Divino y hacemos aquello para lo que fuimos llamados, el entusiasmo y la pasión
emanan de nosotros. Te encuentras en esa posición en la que sabes que estás
haciendo lo que viniste a hacer, te dices a ti mismo “¡para esto nací, fui diseñado
para esta labor, esto forma parte de mi diseño interior. Es mi Propósito de Vida”!
Fuiste creado por diseño, no por defecto. Hay algo para lo que tú estás aquí, no es
casualidad, sino por causalidad, que tú estás en este mundo. ¡Atrévete a hacer algo
importante!

El Universo sabe que yo estoy comprometido con mi sueño y Él se compromete conmigo también. Es una simbiosis entre el Universo y tú. Tú le ayudas a él a cumplir con sus planes a través de Tu Propósito de Vida y Él te ayuda a ti a que lo hagas de la mejor manera posible. Ése es el trato entre el Universo y Tú.

Tu mente es una fábrica de ideas que controlan tu destino y que están gobernadas por dos amos. Uno de ellos se llama “triunfo”, y su misión es crear ideas de logro, éxito y posibilidades para lograr las cosas; eso se traduce en acciones que te llevan a resultados de la misma categoría. El otro amo se llama “fracaso”, y cuando se pone a trabajar produce ideas de derrota, impedimentos y mediocridad. Sus resultados en el mundo real también son equivalentes.

Tomado del libro: tu propósito de vida

La llave que abre la puerta a la riqueza, PDF

Crear riqueza y libertad en tu vida requiere de realmente ponerse a HACER cosas. Digamos que esto sólo es un pequeño filtro para aquellos que todavía creen que atraer riqueza a sus vidas es cuestión de pensar positivo; o encontrar una falla en el sistema que pueda explotarse. La próxima criptomoneda, el más reciente esquema de pirámide.

La pregunta que todos deberíamos hacernos es: ¿Cuál es mi Código de Riqueza? Tanto en estrategia de marketing y negocios, como en enseñanzas de desarrollo personal y hasta en textos espirituales; encontramos pruebas de que aquello que te hace único y diferente cuando sirve a otros.

Es tu mayor oportunidad para crear tu propia riqueza, ser la mejor persona que puedes ser en tus relaciones y tu vida, y dejar tu mayor legado al mundo.

Sólo hay un camino seguro que conduce a la fortuna, y únicamente puede ser recorrido con éxito por aquellos que tienen “La clave de la riqueza”. Esta “llave maestra’
es un maravilloso artificio que sus poseedores utilizan para abrir las puertas que se
interponen entre ellos y la solución de sus problemas. Ella abre la puerta a una salud sólida; al amor y a las aventuras románticas; a la amistad, al revelar los rasgos de personalidad y carácter, que conquistan amigos duraderos.

Utilizar la inteligencia faculta al hombre para alcanzar RIQUEZA

Asimismo revela el método para transmutar en riquezas de incalculable valor cualquier adversidad, cualquier fracaso, cualquier error de juicio y cualquiera derrota sufrida. Revivifica las esperanzas y proporciona la fórmula para “ponerse a tono” y extraer lo necesario del gran depósito de la Inteligencia Infinita. Faculta a los hombres humildes para adquirir posiciones de poder, fama y fortuna. Mueve atrás las manecillas del reloj y renueva el espíritu de juventud de los que se sienten viejos demasiado pronto.

Procura el método con el cual llegar a la posesión total y completa de su propia mente; y aun absoluto control sobre las emociones y la facultad de pensar. Subsana las deficiencias de los que han tenido estudios escasos; y los coloca así prácticamente en el mismo plano de posibilidades que disfrutan quienes poseen una educación mejor. Y, por último, abre las puertas, una a una, a las “Doce grandes riquezas de la vida”

Ningún hombre puede entender aquello para lo cual no está preparado. La preparación abarca muchas cosas, entre ellas sinceridad de propósito, humildad de corazón y un sincero reconocimiento de la limitación humana. Le hablaré de hechos y les describiré conceptos, algunos de los cuales puede que no haya oído mencionar nunca; pues sólo son conocidos por aquellos que se han preparado para aceptar la “clave”.

Conoce tus dos personalidades

Existe ese yo que usted reconoce cuando se mira en un espejo. Ese es su yo físico. La casa en que viven las demás personalidades que usted indudablemente posee. En esa casa hay por lo menos dos individuos que están eternamente en mutuo conflicto. Uno es una especie de persona negativa que piensa, se mueve y vive en una atmósfera de duda y miedo, de pobreza y mala salud. Este “yo” negativo espera el fracaso y raramente se ve decepcionado. Se complace con las circunstancias tristes de la vida que usted quiere rechazar; pero que parece verse obligado a aceptar: pobreza, avidez, superstición, temor, duda tedio y enfermedad física.

Su otro yo es una especie de persona positiva que piensa en términos dinámicos y afirmativos sobre la riqueza; la buena salud, el amor y la amistad, el logro personal, la facultad creadora, el servicio a otros, guiándolo a usted indefectiblemente a la consecución de estos beneficios. Sólo este yo es capaz de reconocer las “Doce grandes riquezas” y apropiárselas. El único capacitado para recibir la clave de la riqueza.

Tiene usted muchos otros dones inapreciables de los cuales posiblemente nunca se haya dado cuenta; tesoros ocultos que no ha reconocido ni utilizado. Entre éstos está lo que convenimos en llamar su “centro de vibración”; una especie de emisora de radio y aparato receptor de exquisita sensibilidad, sintonizado con su prójimo y con el universo que le rodea. Este poderoso aparato proyecta sus pensamientos y sentimientos y recibe interminables enjambres de mensajes de gran importancia para su éxito en la vida. Es un incansable sistema de comunicación en dos sentidos, de infinita capacidad, que opera automática y continuamente, lo mismo cuando duerme que cuando está despierto. Y controla una u otra personalidad: la negativa o la positiva.

Como operan tus dos personalidades

Cuando está bajo el control de su personalidad negativa, sus receptores sensitivos recogen solamente los mensajes negativos de incontables personalidades negativas. Cómo es natural, esto lleva a pensar: “¿Para qué sirve eso?”, y también “No he tenido La oportunidad”; quizá no formulada con estas mismas palabras, pero desalentadora, aunque no sea mortalmente; en cuanto a la fe en sí mismo y en el uso de sus energías para lograrlo que desea.

Los mensajes negativos recibidos cuando su personalidad negativa está al mando de la estación receptora, si se aceptan y se utilizan como guía; llevan invariablemente a circunstancias de la vida completamente opuestas a las que se elegirían. pero cuando su personalidad positiva es la que está al mano, dirige a su “centro de acción” sólo mensajes estimulantes, optimistas, de alta energía; infiltrando en usted la seguridad de que “puede hacerlo” y convirtiendo esos mensajes en equivalentes físicos de prosperidad, buena salud, amor, esperanza, fe, paz de espíritu y felicidad, es decir, valores vitales que todas las personas anhelan y buscan.

Para concluir

Todas las riquezas, de cualquier naturaleza que sean, empiezan con un estado de ánimo; y recordemos que un estado de ánimo es la única cosa sobre la cual cualquier persona tiene el completo e indiscutible derecho de control. Es altamente significativo que el Creador sólo dotó al hombre de control sobre sus propios pensamientos; y el privilegio de adaptarlos a cualquier modelo de su elección.

La actitud mental es importante porque convierte el cerebro en el equivalente de un electroimán que atrae la contrapartida de los pensamientos, miras y propósitos dominantes, así como también la de los temores, preocupaciones y dudas. Una actitud mental positiva (AMP) es el punto de partida de todas las riquezas, bien sean intangibles o de índole material. Atrae los tesoros de la verdadera amistad y los que uno encuentra en la esperanza de futuros logros.

Proporciona las riquezas derivadas de la contemplación de la naturaleza; en las noches de claro de luna con las estrellas suspendidas en los cielos, de los bellos paisajes y los horizontes distantes. Y las riquezas que se producen en la labor elegida por la propia voluntad; mediante la que pueden alcanzar su más alta expresión las virtudes del alma.

Las de armonía en las relaciones hogareñas, cuando todos los miembros de la familia trabajan juntos con espíritu de amigable cooperación. Y otras muchas riquezas inestimables, como son: La buena salud corporal, que es el tesoro de los que han sabido hallar un equilibrio entre el trabajo y el esparcimiento, la adoración y el amor, adquiriendo la sabiduría de comer para vivir, en lugar de vivir para comer.