Crecimiento personal

Categoría: Motivación Página 1 de 15

PDF, Tu poder Invisible

Tus deseos de ser, hacer o tener, son los de alcanzar un grado más alto de felicidad. Por
ejemplo, puedes sentir que la posesión de más dinero,
casas, tierras, o amigos te hará más feliz, y que tu deseo de poseer estas cosas despierta en ti de la convicción de
que al poseer esto tendrás mas libertad y felicidad personal y familiar.

La imagen que ves en tu mente y que la sientes se refleja en la mente universal, y por la ley de acción reciproca debe regresar en su forma espiritual o física. El conocimiento de esta ley de acción reciproca, entre tu y la mente universal te da acceso libre a todo lo que desees SER, HACER o TENER.

Debe nacer en tu mente la verdad de todo esto de una manera natural, el individuo que reconoce que tiene el poder de visualizar y unirse con el solo propósito de crear mas, junto con la mente universal y puede utilizar este poder de manera constructiva mantendrá una armonía, con la naturaleza del creador que le dio origen a el mismo.

Tu no necesitas invertir mucho tiempo pensando en como es que se lleva acabo tu relación con la mente universal, ya que tu mismo ser proviene de este poder. La mente universal o el poder omnipresente de Dios siempre esta ahí dispuesto a ayudarte, dispuesto a ponerse en acción según lo que tú mandes por medio de lo que visualizas en tu mente.

Tu no necesitas invertir mucho tiempo pensando en como es que se lleva acabo tu relación con la mente universal, ya que tu mismo ser proviene de este poder. La mente universal o el poder omnipresente de Dios siempre esta ahí dispuesto a ayudarte, dispuesto a ponerse en acción según lo que tú mandes por medio de lo que visualizas en tu mente.

PDF, Los caminos para el éxito

Prologo.

LOS CAMINOS PARA EL ÉXITO llamamos a este libro y no decimos nada que no sea cierto, como podrá ver el lector si lo hojea. El hombre llega a realizar sus aspiraciones generalmente por cualquiera de los medios de que en estas líneas se trata.

El animal es por su instinto lo que puede ser; una razón extraña ha tomado de avance por él todos los cuidados indispensables; mas el hombre tiene necesidad de su propia razón. No hay en él instinto, y es preciso que él se dé a sí mismo su plan de conducta; pero como inmediatamente no es capaz y al mundo aparece en estado salvaje, tiene necesidad del socorro de los otros.

Aquí viene ya el auxilio de la educación y de los educadores; preparando al individuo para el desarrollo de sus fuerzas y para el acertado uso de las mismas.

Lo primero a que debemos acostumbrarnos, o educarnos, fuera desde luego de atender al cuerpo y a todas nuestras energías físicas; es a someternos desde bien pronto a los preceptos de la razón.

Equilibro en la libertad

La demasiada libertad engendraría rudeza, la excesiva ternura y el dar a los niños todo hecho; les imposibilitaría más tarde para la lucha por la vida donde tantos obstáculos aparecen a cada momento en los negocios del mundo.

Los americanos educan a sus hijos para la independencia, haciéndoles desde bien temprano vivir por su cuenta, pero vigilando su conducta. Así son hombres de iniciativas en un grado tal y con una precocidad tan extraordinaria cual en Europa se desconoce.

Todo proviene de que por allá las fuerzas personales del individuo se ponen a prueba ya en los primeros años de la vida; tanto si se trata del hijo del obrero, como del hijo del potentado.

El hombre con sus fuerzas corporales y anímicas no es, sin embargo, más que lo que la educación haga de él. Será un pusilánime o un valiente, un generoso o un egoísta, un inteligente o un necio. Cuando el hombre es viejo, ni tiene un adarme de juicio; es cuando piensa lo que es y lo que pudiera haber sido dado caso que no se le educase del modo más apropiado para sacar partido de sus fuerza.

Por eso la humanidad, que cada día va sabiendo más; comprende que en la educación está el gran secreto de la perfección de la naturaleza humana; y por consiguiente del progreso y del bienestar de las sociedades.

Quién se ha llevado mi queso, AUDIO LIBRO Y PDF

Los cuatro personajes imaginarios presentados en esta fábula, los ratones «Fisgón» y «Escurridizo» y los liliputienses «Hem» y «Haw»; pretenden representar las partes simples y complejas de nosotros mismos, independientemente de nuestra edad, sexo, raza o nacionalidad.

La vida nos exige ser sabios y para eso nuestra mente tiene que trabajar de manera constante.

hay que indagar sobre las preguntas que nacen en nuestro interior, y que la mayoría de las veces se quedan sin respuesta, Una mente inquieta lucha hasta encontrar el mensaje oculto tras una obra como esta.

Cuando hablamos de los distintos cambios que como personas debemos afrontar durante distintas etapas de nuestras vidas, ya sea sentimental, laboral, entre muchas otras, nos damos cuenta de que no es fácil, es por esta razón comenzamos a experimentar diversas emociones, tales emociones como las que podemos reconocer en el texto, que a la vez es muy útil como una guía para así afrontar estos cambios, 4 tipos de personalidades y de actitudes. Nos referimos principalmente a los personajes de esta historia,

Al margen de la parte de nosotros mismos que decidamos utilizar, todos compartimos algo en común; la necesidad de encontrar nuestro camino en el laberinto y alcanzar éxito en unos tiempos tan cambiante.

Todos, como seres humanos, necesitamos encontrar nuestro camino, y aunque no queramos, siempre nos encontraremos con situaciones, tal como fue representado en esta historia, es decir, cuando nos sacan de nuestro estado de comodidad y se provoca un proceso de “cambio”.

Alexander Scott, El rinoceronte, PDF

Dar pasos en esta vida hacia lo que se quiere nos es fácil; de esto podrán dar testimonio todos aquellos que han saboreado las mieles del éxito.

El Éxito no es fácil. Es un animal realmente muy difícil de capturar, se requiere mucho trabajo, rapidez mental y genuino deseo y persistencia del parte del cazador.

Esta es pues, tu guía para la supervivencia en tu expedición, es tu manual rinoceronte para tu más grande cacería. Úsalo y no sólo obtendrás Éxito más rápidamente sino que te será muy divertido avanzar a la carga a través de la jungla.

A veces te sientes débil y trastornado por el extremo cansancio. El Éxito parece a veces una criatura imaginaria y no propensa a ser capturada pero tú sigues avanzando pues ya no estás en lo profundo de la selva y no debes regresar sin el trofeo.

Y pasan los meses, quizás los años. Pero el Éxito no se presenta. Es un animal muy astuto, rara vez se expone y siempre está listo a fugarse si sospecha cualquier peligro de ser alcanzado.

El Éxito es tan poco común, tan singular y ofrece tanto reto que es necesario alcanzarlo. Ningún otro animal requiere tanta destreza para cazarlo y capturarlo.

Nada de miedo, lo que importa es que se puede, estamos hechos para ganar y ganar, el fracaso es motivación para arrancar con mas fuerza…

Página 1 de 15

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén