Crecimiento personal

Categoría: Matrimonio Página 1 de 2

Walter Riso, Los limites del Amor

Realmente, ¿nunca esperas nada a cambio de tu pareja, ni siquiera una mínima retribución? No seamos hipócritas. Si eres fiel, esperas fidelidad; si das sexo, esperas sexo; y si das ternura, no esperas un golpe.

El mito del amor sin límites ha hecho que infinidad de personas establezcan relaciones totalmente dañinas e irracionales, en las que se promulga el culto al sacrificio y la abnegación sin fronteras. «Vivo para ti», «Mi felicidad es tu felicidad»: amor andrógino, dependencia feliz, adicción bendita. ¿Y después qué? ¿Cómo escapar si me equivoqué?

Si el amor teórico y celestial es ilimitado y no conoce condiciones, el amor terrenal las necesita, y con urgencia. Basta mirar cualquier indicador sobre maltrato y relaciones disfuncionales para darse cuenta de que los llamados «males del amor» ya conforman un problema de salud pública.

Reconocer que existen ciertos límites afectivos no implica necesariamente dejar de amar, sino aceptar la posibilidad de modificar la relación en un sentido positivo o simplemente alejarse y no estar en el lugar equivocado, aunque duela la decisión.

El amor no puede ser obsesión

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar es tu principal fuente de realización; el amor se convertirá en una obsesión y no serás capaz de renunciar al afecto o a tu pareja cuando debas hacerlo.

La máxima es como sigue; así el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón: no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan. El buen amor es un problema de calidad total.

Este libro habla del amor de pareja y está dirigido a todas aquellas personas que quieren vivir el amor de una manera más tranquila y sosegada y sin tanta irracionalidad.

El mensaje es que no necesitas «amar el amor sobre todas las cosas» para vivir en pareja y que hay límites a partir de los cuales el amor se transforma en enfermedad o adicción.

Para amar no debes renunciar a lo que eres. Un amor maduro integra el amor por el otro con el amor propio; sin conflicto de intereses: «Te quiero, porque me quiero a mi mismo, porque no me odio».

7 Pasos para Olvidar un Amor, PDF – Rolando Goicochea

Se marchó de tu vida, te rompió el corazón, te quedaste solo, o sola. Ahora te sientes fatal, no sabes qué hacer, te sientes muy triste. Todos vuestros planes se los llevó
el viento, sientes como si una piedra grande dentro de tu pecho te pesara y tu angustia es tanta que, literalmente, te dificulta respirar.

Te dan ganas de llorar sin parar; para ti es el peor día del año y, con el dolor, te parece que el tiempo marcha lentamente. Entras a Facebook y ves las fotos que se tomó el fin de semana pasándola genial sin ti… Con su nueva pareja… Revisas tu Whatsapp; está conectado(a) y tus mensajes son ignorados.

Le llamas al móvil pero no contesta. Y si lo hace parece otra persona, le molesta que sigas insistiendo. Te rechaza constantemente. Te muestra frialdad, odio, rencor, aversión…

Si realmente te sientes fatal, no sabes qué hacer, piensas en él, o ella, cada vez más y más… Si no te concentras en los estudios, en el trabajo o en compañía de tus amigos… Si su recuerdo no te deja en paz porque vosotros habéis pasado tan buenos momentos…

La mujer tiene la palabra, PDF, Florence Thomas

La palabra de la mujer en la actualidad

Introducción.

Durante siglos y siglos conociste la esclavitud, las cadenas, los cinturones de castidad, los candados, las cárceles, las hogueras, las violaciones, los abusos, las humillaciones, los amos, los dueños, los pater fa­milias y la potestad de los hermanos, de los padres y de los maridos.

Te rifaron, te compraron, te cambiaron por fa­negadas o rebaños, te usaron, te forzaron, te quema­ron, te satanizaron, te burlaron, te santificaron, te invisibilizaron, pero sobre todo te callaron… y de qué manera te callaron.

Fuiste madre, madre y otra vez madre, y cuan­do tenías el vientre redondo y pleno, te fetichizaron y entonces te llamaron mi santa madre para imposi­bilitar tu erotización, para matar tu deseo, para silen­ciar tus ansias de más caricias… Te llenaban de hijos e hijas para vaciarte de deseo.

Te hicieron creer du­rante siglos que tu anatomía era tu único destino, y así no sólo lograron transformar tu maternidad en fatalidad sino que mutilaron la cultura de tus voces, de tu escritura, de tus ideas que sólo excepcional­mente pudieron alzar vuelo.

Amar sin apego, Te amo pero soy feliz sin ti, PDF, Papá Jaime

Libro que enseña sobre lo que es un apego

La felicidad viene con nosotros en el momento de nacer. No importa donde nazcamos, bajo qué cultura o influenciados por qué religión, o si nacemos ricos, pobres, bellos o feos. Todos podemos ser felices, ya que ese es nuestro verdadero estado natural.

No importa en qué situación específica te encuentres; lo importante es lo que hoy elijas y decidas hacer para salir adelante, ya que la única verdad que hay es que si tú mismo no lo haces, nadie podrá hacerlo por ti.

Vivimos en una sociedad en la que de una u otra forma todos dependemos de otros para todo tipo de cosas. Necesitamos quién nos surta de alimentos, vestido, medicinas, etc. Necesitar a los demás para estas cosas no está mal, ya que es una forma de intercambio de productos y servicios básicos para poder vivir.

El problema surge cuando nosotros dependemos psicológica y emocionalmente de otras personas o dependemos de ciertas cosas, ya sea poder, reputación, dinero, fama o aprobación para ser felices, ya que cuando no logramos conseguir aquello que deseamos o poseer a quien queremos, nos perturbamos y perdemos lo que creemos que es la felicidad.

Es en este momento cuando nuestro deseo se convierte en apego y empezamos a sentir temor de perder a esa persona o cosa que supuestamente nos da la felicidad.

Página 1 de 2

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén