PDF, Dejen dé robarse los sueños, Seth Godin

Hace ciento cincuenta años, los adultos fueron desplazados por la mano de obra infantil. Los niños mal pagados estaban quitando los trabajos a los adultos trabajadores. Claro, existía una indignación por los niños de siete años perdiendo dedos y siendo explotados en las fábricas, pero el razonamiento económico era supremo. Los dueños de las fábricas argumentaron que sería catastrófico para sus industrias el perder dicha mano de obra; y lucharon fuertemente por mantener a los niños en la fábrica, la justificación era que no podían darse el lujo de contratar adultos.

No fue hasta 1910 que el sistema educativo nacional se puso en marcha. Parte del razonamiento utilizado para vender esta enorme transformación a los industriales fue, que niños educados se convertirían en trabajadores más productivos y obedientes. Nuestro sistema actual de enseñar a los niños a sentarse en filas rectas y obedecer instrucciones no es una coincidencia; fue una inversión en nuestro futuro económico.

El plan: cambiar salarios de corto plazo para los niños por productividad a largo plazo; al darle a esos niños una idea de cómo hacer lo que se les ordenaba. La educación a gran escala no fue desarrollada para motivar a los niños o crear especialistas. Fue inventada para crear adultos que trabajaran bien con el sistema. Cantidad era más importante que calidad, así como lo es para la mayoría de los industriales. Funcionó, por supuesto. Surgieron muchas generaciones de empleados productivos. ¿Pero ahora?

Gastamos una fortuna enseñando trigonometría a niños que no la entienden

Si haces un trabajo donde alguien te diga exactamente que hacer, él encontrará a alguien más barato que tu para hacerlo. Y aún así nuestras escuelas vomitan gente, que está atorada buscando trabajos donde sus jefes les digan exactamente qué hacer.

Crear una sociedad culturalmente coordinada: para este fin, la escuela no es, ni cercanamente tan buena como lo es la televisión. Existe un gran abismo entre la experiencia cultural en la escuela sin fondos y sobrepoblada de la gran ciudad; comparada con la escuela con recursos en los suburbios.

Existe una significativa distinción cultural entre un desertor del colegio y un graduado de Yale. Existen grandes grietas en algo tan simple como tu creencia sobre si el método científico es útil. A donde fuiste a la escuela dice mucho de lo que se te enseñó. Si la meta de la escuela es crear un cimiento para una cultura común; entonces no ha logrado este fin al nivel que debería ser capaz de lograr.

Impulsar la ciencia y el conocimiento en el interés de obtener más información: gastamos una fortuna enseñando trigonometría a niños que no la entienden; no la utilizarán y no estudiarán más matemáticas en sus vidas. Invertimos miles de horas exponiendo a millones de estudiantes a la literatura, pero los estamos entrenando a nunca más leer por diversión (un estudio encontró que el 58% de todos los norteamericanos nunca leerán por placer una vez concluida la escuela). Siempre que asociemos el leer un libro con tomar un examen hemos perdido completamente el punto.

La mejor forma de crear éxito y felicidad, PDF

La empatía cuántica

La empatía ha sido conocida comúnmente como la posibilidad de ponerse en los zapatos del otro; comprender lo que el otro siente o experimenta, sea físico, emocional o mental. Esta perspectiva ha sido explicada desde diferentes disciplinas cómo la filosofía y la psicología.

Sin embargo; últimos estudios de la neurología sobre cómo se manifiesta la empatía en los seres humanos revelan aspectos fascinantes sobre las conexiones neuronales en nuestro cerebro.

El primer experimento sobre la empatía a nivel neurológico se realizó en La universidad de Parma en Italia. El experimento consistió en poner a un chimpancé frente a un cacahuate; conectado a una máquina de resonancia magnética, para observar qué sucedía a nivel neuronal.

El chimpancé se encontraba tratando de abrir el cacahuate y ciertas neuronas se encendían en su cerebro; de repente un humano entró en el laboratorio y tomó unos cacahuates del otro extremo de la habitación, los abrió y se los comió. Cuando el chimpancé observó que el humano estaba haciéndolo que él estaba intentando hacer, las mismas neuronas se encendieron en el chimpancé.

¿Qué son las neuronas espejo?

Al estudiar la resonancia magnética los científicos se dieron cuenta de que las neuronas que alumbraban en el cerebro del chimpancé; cuando éste realizaba La acción eran las mismas que alumbraban cuando el chimpancé veía al humano realizar la acción. En ese momento pensaron que la máquina se había dañado, pero después de varios experimentos con humanos; descubrieron que así es como se produce la empatía y a estas neuronas les otorgaron el nombre de neuronas espejo.

Este descubrimiento constituye uno de los descubrimientos más importantes de la actualidad, incluso; muchos aseguran que las neuronas espejos harán para la fisiología lo que el ADN hizo para la biología; ayudarán a explicar y a comprender muchas habilidades mentales del ser humano y su potencial misterioso.

Según los últimos descubrimientos de la ciencia, cuando imaginamos algo, nuestras neuronas se encienden de manera idéntica que cuando lo estamos viendo físicamente. Nuestra mente no diferencia entre lo que vemos y lo que imaginamos, las dos cosas son reales.

Lo que hace que la mente no diferencie entre lo que ve y lo que imagina, es el hecho de que la mente está programada para leer energía e información; y tanto las acciones en el plano físico como en el plano de la imaginación, son energía e información. Esto me llevó a desarrollar la técnica de la empatía cuántica para manifestar lo que deseamos en el plano físico.

La mente que sólo observa tiene una respuesta natural a pensar en lo que está observando y por eso se encienden las mismas conexiones neuronales. De la misma forma, la mente que sólo imagina tiene una tendencia natural a accionar lo que está imaginando.

Esto ha sido observado en algunos experimentos cuando el observador en muchos casos alcanza a detectar las intenciones del sujeto observado y enciende las mismas conexiones neuronales; incluso antes de que el sujeto observado complete la acción, como si viajara al futuro, prediciendo lo que va a pasar.

Qué es la personalidad, Gordon Allport, PDF

Todo ser humano al nacer posee una personalidad «potencial», en cuanto a que tiene los
elementos básicos de la misma. Este potencial comenzará a ser realidad cuando se
inicie el desarrollo de ciertas características y capacidades; como trabajo intelectual,
creatividad, conducta intencional y valores éticos, entre otras, que indican que los
diversos elementos de la personalidad están funcionando con cierto nivel de organización.

Se puede hablar de personalidad estructurada cuando el individuo logra dinamizar de
forma integrada y con autonomía estos aspectos básicos, lo que le llevará a tener una
conducta y un pensamiento característicos.

Es verdad que junto a los gigantes de la literatura; los psicólogos, que se dedican a presentar y explicar la personalidad, parecen ineficaces y a veces un poco tontos. Sólo un pedante puede preferir la árida colección de hechos que ofrece la psicología acerca de la vida mental del individuo; a los gloriosos e inolvidables retratos de los novelistas, dramaturgos y biógrafos talentosos.

En otro caso se va acumulando un pesado conjunto de datos deshilvanados. Un crítico hizo una observación áspera. Cuan do la psicología habla de la personalidad humana, expresó; no dice más que lo que siempre dijo la literatura, sólo que lo hace con menos arte.

6 pilares imprescindibles para aumentar tu autoestima

Absolutamente nadie puede arreglar nuestros conflictos internos, somo los únicos responsables de nuestras infelicidades o desdichas. El cambio empieza a ocurrir desde el mismo instante en que tu decides cambiar. La vida no hay que complicarla tanto, una mente saturada lo único que produce es dolor de cabeza.

Un montón de libros de psicología, otros sobre motivación y autoayuda, no, de esa manera no llegaremos a ningún lado, Puedes leer mil libros de este tipo, pero si no pones en practica lo que lees, estas saturando tu mente y esto no te va ayudar.

El cambio está dentro de ti, tú decides si cada mañana al despertar te levantas con el pie derecho y ves tus circunstancias como oportunidades para mejorar o decides estar melancólico y abatido. La autoestima es el amor hacia uno mismo, el amor hará que tus preocupaciones se vean como retos que afrontar para lograr el éxito.

La autoestima es el respeto por ti mismo y la auto valoración, tú tienes estas cualidades, solo que, en alguna parte del camino lo olvidaste. Creíste las mentiras que te dijeron, aceptaste a alguien falso que no eras tú. Tú mereces ser feliz, lo llevas dentro, la felicidad se encuentra dentro de ti mismo y solo tienes que encontrarla.

Los 6 pilares fundamentales para aumentar tu autoestima son una serie de bases que te serán de gran ayuda si quieres mejorar tu autoestima. El cambio para lograr una buena autoestima reside en uno mismo y no en las circunstancias externas, ni tus amigos, ni la gente cercana a ti, ni tu familia hacen que tu autoestima mejore.

1- Vivir conscientemente. Supone enfrentar la vida asumiendo una actitud proactiva, es no limitarse a resolver los problemas, sino salir a su encuentro. Se trata de aceptar los errores, corregirlos y aprender de ellos. Vivir conscientemente implica ser reflexivos y conocernos profundamente, sabiendo por qué tomamos unas decisiones en vez de otras. Significa reconocer nuestras debilidades, pero también nuestros valores.


2- Aceptarse a sí mismo. Es imposible que logremos amarnos si no nos aceptamos completamente, con nuestras virtudes y defectos. Las personas que no se aceptan, viven saboteando sus relaciones y logros profesionales porque creen que no merecen tener amor ni éxito. Sin embargo, cuando nos aceptamos logramos reconciliarnos con nosotros mismos y también reconciliarnos con los errores del pasado. La aceptación es clave para reforzar la autoestima. Obviamente, la aceptación no implica que no estemos dispuestos a mejorar sino que comprendemos nuestros límites y, aun así, somos felices porque nos centramos en nuestros logros y fortalezas.


3- Autorresponsabilidad. Significa que comprendemos y aceptamos que somos responsables de nuestros comportamientos y decisiones, así como de nuestros deseos, valores y creencias; lo cual también implica que somos responsables de nuestra felicidad. Esta actitud nos permite dejar de culpar a los demás, tomar las riendas de la vida y concentrarnos, finalmente, en lograr nuestras metas. No obstante, eso no implica que seamos responsables de todo lo que sucede, también somos conscientes de que existen situaciones que se escapan de nuestro control.

La autoafirmación. Implica respetar nuestras necesidades


4- Autoafirmación. Implica respetar nuestras necesidades, valores y sueños, buscando alternativas de comportamientos que sean congruentes con lo que pensamos, sentimos y deseamos. Significa que nos tratamos con respeto y que nos mostramos tal cual somos porque no sentimos la necesidad de cambiar tan solo para agradar a los demás por miedo a su rechazo.


5- Vivir con propósito. Comprendemos que nuestra felicidad y decisiones, no están a merced del azar o de otras personas sino que dependen de nosotros mismos. También implica ser capaz de identificar y poner en práctica todas las acciones imprescindibles; para tomar las riendas de nuestro destino. Vivir con propósito es utilizar nuestras aptitudes para lograr algo que realmente nos apasiona y satisface.


6- Integridad personal. Es la integración de creencias, valores e ideales con nuestro modo de actuar. Implica comportarnos según lo que creemos, siendo congruentes con nuestras ideas y forma de ver el mundo. Cuando no seguimos nuestras convicciones y nos contradecimos, nos venimos abajo y la autoestima termina quebrándose