Hábitos y consejos de los millonarios

Hacerse rico requiere enfoque, valor, conocimientos y pericia, requiere del cien por ciento de tú esfuerzo; una actitud de no rendirse nunca y, por supuesto, una disposición mental de rico. También debes creer en lo más profundo de tu corazón que puedes crear riqueza y que la mereces absolutamente.

Mientras no estemos totalmente c comprometidos habrá indecisión, existirá la posibilidad de echarse para atrás y habrá siempre ineficiencia. En relación con todos los actos de iniciativa y de creación), hay una sola verdad elemental; cuya ignorancia mata innumerables ideas y planes esplendidos: en el momento en que uno se compromete firmemente, la providencia se pone también en movimiento. 

De la decisión surge todo un caudal de sucesos que provoca todo tipo de incidentes imprevistos a nuestro favor; causa encuentros casuales y trae la ayuda material que nadie habría soñado encontrar. El universo te prestará ayuda, te guiará, te apoyará e incluso creará milagros para ti. Pero primero, debes comprometerte.

Los pensamientos grandes y las acciones grandes llevan tanto a tener dinero como significado. ¡Tú eliges! Los ricos se centran en las recompensas. Los pobres en los riesgos. Los ricos, se responsabilizan de los resultados de su vida y actúan según la disposición mental de Funcionará, porque yo haré que funcionen.

La gente rica confía en tener éxito, tienen confianza en sus capacidades; tienen confianza en su creatividad y creen que, en el caso de que las circunstancias fueran desfavorables, podrán encontrar otro modo de tener éxito.

Cuanto más grande es la recompensa, mayor es el riesgo. Los ricos están dispuestos a arriesgar. La gente rica cree que, si las cosas no salen del todo bien, siempre podrán recuperar su dinero. Si no hay riesgo no hay recompensa. Arriesgar no significa necesariamente que estés dispuesto a perder. La gente rica asume riesgos con base. Esto significa que investigan, averiguan lo que tienen que averiguar y toman decisiones relación en información y en hechos sólidos.

PDF, Historias de éxito, Robert Kiyosaki

Si alguna vez en lo profundo de su ser ha sentido que trabajar como empleado o ser un empleado independiente no le estaba dando la seguridad financiera que usted deseaba, existe una alternativa.

Si sus inversiones han perdido valor, está cansado del mismo consejo financiero viejo, le preocupa si podrá retirarse algún día o simplemente quiere pasar más tiempo con su familia, el camino hacia la libertad financiera se puede encontrar.

Para alcanzar la seguridad financiera, usted necesitará aprender el juego del dinero. Yo aprendí ese juego de mi padre rico. A partir de las lecciones de mi padre rico desarrollé el juego de mesa CASHFLOW. Este juego le enseña habilidades financieras a través de diversión, repetición y acción. Es tan singular que ha tenido patentes premiadas. Lo retará, le enseñará y le exigirá que piense como piensan los ricos. La gente de esta sección describe su éxito financiero y atribuye esos logros a jugar los juegos de CASHFLOW.

Estas personas descubrieron que a diferencia de todos los demás tipos de juegos de mesa en los que se puede ganar de una sola forma y únicamente durante el tiempo en el que se está jugando, CASHFLOW proporcionó lecciones que van mucho más allá del tiempo en que se juega. Cada vez que estas personas participaron en el juego no sólo incrementaron sus habilidades financieras, también aumentaron su seguridad.

El uso de las cartas de este juego, me dijeron, les ofreció nuevas formas de pensar sobre las inversiones. Las cartas que les dieron diferentes opiniones cada vez que jugaron, proporcionaron información para iniciar inversiones que produjeran flujo de efectivo.

El futuro será brillante para los que se preparan desde hoy. Las personas que compartieron sus experiencias en este libro estudiaron a fondo las lecciones del Padre rico, pero más importante aún, actuaron, aprendieron y obtuvieron experiencia, sabiduría y éxito financiero; se hicieron responsables de su propia educación financiera y asumieron el control de su propio futuro financiero.

5 textos que te ayudaran a obtener riqueza

Libros para conseguir riquezas, Hábitos de ricos

Nunca dudes de tu capacidad, ni supongas que todo está escrito, tú estás construyendo el camino que deseas recorrer.

Nadie más que tú podrá alcanzar aquello que te propongas; pero primero DEBES proponértelo, por ello tienes que saber de dónde partes y a dónde quieres llegar.

Primero decide qué deseas para tu vida y cómo podrías llegar a ello. «Steve Jobs» dijo algo sumamente interesante en su ya mítica conferencia en la universidad de Stanford en Estados Unidos: «Tu tiempo es limitado, no lo gastes viviendo la vida de otras personas.

No se dejen atrapar por el dogma que implica vivir entre los resultados de los pensamientos y creencias de otros. No permitan que el ruido del pensamiento de otras personas ahogue su voz interior».

Debes de buscar tus propias respuestas a las preguntas anteriores y evitar imitar el actuar de otras personas; podrías observarlas e incluso admirarlas, pero tienes que hacer tuyos su comportamiento, es decir, colocarle tu propia marca. Profundizaré sobre esto más adelante.

Walter Isaacson, Steve Jobs, La biografía

Este es un libro sobre la accidentada vida y la abrasadora e intensa personalidad; de un creativo emprendedor cuya pasión por la perfección y feroz determinación; revolucionaron seis industrias diferentes: los ordenadores personales, las películas de animación, la música, la telefonía, las tabletas electrónicas y la edición digital.

Podríamos incluso añadir una séptima: la de la venta al por menor, que Jobs no revolucionó exactamente, pero sí renovó. Además, abrió el camino para un nuevo mercado de contenido digital basado en las aplicaciones en lugar de en los sitios web.

Por el camino, no solo creo productos que han transformado la industria, sino también, en su segundo intento, una empresa duradera, imbuida de su mismo ADN; llena de diseñadores creativos e ingenieros osados que podrán seguir adelante con su visión.

Jobs destaca como el símbolo definitivo de la inventiva, la imaginación y la innovación constantes. Sabía que la mejor forma de crear valores en el siglo XXI consistía en conectar creatividad y tecnología; así que construyó una compañía en la cual los saltos imaginativos se combinaban con impresionantes hazañas de ingeniería.

Fue capaz, junto con sus compañeros de Apple, de pensar diferente: no se conformaron con desarrollar modestos avances en productos de categorías ya existentes; sino aparatos y servicios completamente nuevos que los consumidores ni siquiera eran conscientes de necesitar.

No ha sido un modelo, ni como jefe ni como ser humano, perfectamente empaquetado para que lo imitaran después. Movido por sus demonios, podía empujar a quienes lo rodeaban a un estado de furia y desesperación