PDF, Dejen dé robarse los sueños, Seth Godin

Hace ciento cincuenta años, los adultos fueron desplazados por la mano de obra infantil. Los niños mal pagados estaban quitando los trabajos a los adultos trabajadores. Claro, existía una indignación por los niños de siete años perdiendo dedos y siendo explotados en las fábricas, pero el razonamiento económico era supremo. Los dueños de las fábricas argumentaron que sería catastrófico para sus industrias el perder dicha mano de obra; y lucharon fuertemente por mantener a los niños en la fábrica, la justificación era que no podían darse el lujo de contratar adultos.

No fue hasta 1910 que el sistema educativo nacional se puso en marcha. Parte del razonamiento utilizado para vender esta enorme transformación a los industriales fue, que niños educados se convertirían en trabajadores más productivos y obedientes. Nuestro sistema actual de enseñar a los niños a sentarse en filas rectas y obedecer instrucciones no es una coincidencia; fue una inversión en nuestro futuro económico.

El plan: cambiar salarios de corto plazo para los niños por productividad a largo plazo; al darle a esos niños una idea de cómo hacer lo que se les ordenaba. La educación a gran escala no fue desarrollada para motivar a los niños o crear especialistas. Fue inventada para crear adultos que trabajaran bien con el sistema. Cantidad era más importante que calidad, así como lo es para la mayoría de los industriales. Funcionó, por supuesto. Surgieron muchas generaciones de empleados productivos. ¿Pero ahora?

Gastamos una fortuna enseñando trigonometría a niños que no la entienden

Si haces un trabajo donde alguien te diga exactamente que hacer, él encontrará a alguien más barato que tu para hacerlo. Y aún así nuestras escuelas vomitan gente, que está atorada buscando trabajos donde sus jefes les digan exactamente qué hacer.

Crear una sociedad culturalmente coordinada: para este fin, la escuela no es, ni cercanamente tan buena como lo es la televisión. Existe un gran abismo entre la experiencia cultural en la escuela sin fondos y sobrepoblada de la gran ciudad; comparada con la escuela con recursos en los suburbios.

Existe una significativa distinción cultural entre un desertor del colegio y un graduado de Yale. Existen grandes grietas en algo tan simple como tu creencia sobre si el método científico es útil. A donde fuiste a la escuela dice mucho de lo que se te enseñó. Si la meta de la escuela es crear un cimiento para una cultura común; entonces no ha logrado este fin al nivel que debería ser capaz de lograr.

Impulsar la ciencia y el conocimiento en el interés de obtener más información: gastamos una fortuna enseñando trigonometría a niños que no la entienden; no la utilizarán y no estudiarán más matemáticas en sus vidas. Invertimos miles de horas exponiendo a millones de estudiantes a la literatura, pero los estamos entrenando a nunca más leer por diversión (un estudio encontró que el 58% de todos los norteamericanos nunca leerán por placer una vez concluida la escuela). Siempre que asociemos el leer un libro con tomar un examen hemos perdido completamente el punto.

PDF, Internet del Dinero, el Bitcoin

La mayoría de la comunidad Bitcoin conoce la contribución de Andreas al fenómeno Bitcoin. Además de sus trabajos, tanto escritos como audiovisuales, es un orador público muy apreciado, alabado por ofrecer consistentemente innovadoras, inspiradoras y entretenidas charlas. Este libro representa tan sólo una pequeña muestra del trabajo de Andreas sobre la industria Bitcoin y Blockchain durante los pasados tres años.

Bitcoin es dinero digital, pero es mucho más que eso. Decir que bitcoin es dinero digital es lo mismo que afirmar que Internet es un teléfono de lujo. Es como decir que Internet se reduce a utilizar el correo electrónico. El dinero es únicamente la primera aplicación. Bitcoin es una tecnología, es una moneda (un activo) y es una red internacional de pagos e intercambios completamente descentralizada. No se sustenta en los bancos. Tampoco en ningún gobierno.

Bitcoin es dinero digital. Es dinero al igual que lo son el euro o el dólar, con la diferencia de que no pertenece a ningún gobierno. Puedes enviarlo desde cualquier lugar del mundo a cualquier otro destino instantáneamente, con seguridad y por una mínima comisión o incluso gratis.

Bitcoin, una manera de crear una red descentralizada

Bitcoin es una moneda digital cuya existencia data del año 2008, como una invención de alguien que por entonces se hizo llamar Satoshi Nakamoto. Publicó un trabajo donde aseguraba que había encontrado la manera de crear una red descentralizada en la que podría lograrse el consenso, el acuerdo, sin el control de una autoridad central. Si has estudiado ciencias de la computación o sistemas distribuidos, sabrás que este problema es conocido como el Problema de los Generales Bizantinos.

Fue descrito por primera vez en 1982. Hasta el año 2008 fue un problema al que no se le había encontrado solución. Entonces, Satoshi Nakamoto dijo, «¡Lo he resuelto!». ¿Os imagináis que es lo que sucedió a continuación? Los que le conocieron, se rieron de él, le ignoraron y no quisieron saber más sobre él. Publicó su trabajo y tres meses más tarde publicó el software que permitiría a la gente comenzar a construir la red Bitcoin.

En la historia de la humanidad jamás habíamos construido nada parecido. Esta invención es verdaderamente revolucionaria. Cuando algún día miremos hacia atrás, veremos que éste es un momento histórico en la evolución de las ciencias de la computación, que representa ante todo una revolución social y política actualmente en marcha.

Hábitos y consejos de los millonarios

Hacerse rico requiere enfoque, valor, conocimientos y pericia, requiere del cien por ciento de tú esfuerzo; una actitud de no rendirse nunca y, por supuesto, una disposición mental de rico. También debes creer en lo más profundo de tu corazón que puedes crear riqueza y que la mereces absolutamente.

Mientras no estemos totalmente c comprometidos habrá indecisión, existirá la posibilidad de echarse para atrás y habrá siempre ineficiencia. En relación con todos los actos de iniciativa y de creación), hay una sola verdad elemental; cuya ignorancia mata innumerables ideas y planes esplendidos: en el momento en que uno se compromete firmemente, la providencia se pone también en movimiento. 

De la decisión surge todo un caudal de sucesos que provoca todo tipo de incidentes imprevistos a nuestro favor; causa encuentros casuales y trae la ayuda material que nadie habría soñado encontrar. El universo te prestará ayuda, te guiará, te apoyará e incluso creará milagros para ti. Pero primero, debes comprometerte.

Los pensamientos grandes y las acciones grandes llevan tanto a tener dinero como significado. ¡Tú eliges! Los ricos se centran en las recompensas. Los pobres en los riesgos. Los ricos, se responsabilizan de los resultados de su vida y actúan según la disposición mental de Funcionará, porque yo haré que funcionen.

La gente rica confía en tener éxito, tienen confianza en sus capacidades; tienen confianza en su creatividad y creen que, en el caso de que las circunstancias fueran desfavorables, podrán encontrar otro modo de tener éxito.

Cuanto más grande es la recompensa, mayor es el riesgo. Los ricos están dispuestos a arriesgar. La gente rica cree que, si las cosas no salen del todo bien, siempre podrán recuperar su dinero. Si no hay riesgo no hay recompensa. Arriesgar no significa necesariamente que estés dispuesto a perder. La gente rica asume riesgos con base. Esto significa que investigan, averiguan lo que tienen que averiguar y toman decisiones relación en información y en hechos sólidos.

PDF, Historias de éxito, Robert Kiyosaki

Si alguna vez en lo profundo de su ser ha sentido que trabajar como empleado o ser un empleado independiente no le estaba dando la seguridad financiera que usted deseaba, existe una alternativa.

Si sus inversiones han perdido valor, está cansado del mismo consejo financiero viejo, le preocupa si podrá retirarse algún día o simplemente quiere pasar más tiempo con su familia, el camino hacia la libertad financiera se puede encontrar.

Para alcanzar la seguridad financiera, usted necesitará aprender el juego del dinero. Yo aprendí ese juego de mi padre rico. A partir de las lecciones de mi padre rico desarrollé el juego de mesa CASHFLOW. Este juego le enseña habilidades financieras a través de diversión, repetición y acción. Es tan singular que ha tenido patentes premiadas. Lo retará, le enseñará y le exigirá que piense como piensan los ricos. La gente de esta sección describe su éxito financiero y atribuye esos logros a jugar los juegos de CASHFLOW.

Estas personas descubrieron que a diferencia de todos los demás tipos de juegos de mesa en los que se puede ganar de una sola forma y únicamente durante el tiempo en el que se está jugando, CASHFLOW proporcionó lecciones que van mucho más allá del tiempo en que se juega. Cada vez que estas personas participaron en el juego no sólo incrementaron sus habilidades financieras, también aumentaron su seguridad.

El uso de las cartas de este juego, me dijeron, les ofreció nuevas formas de pensar sobre las inversiones. Las cartas que les dieron diferentes opiniones cada vez que jugaron, proporcionaron información para iniciar inversiones que produjeran flujo de efectivo.

El futuro será brillante para los que se preparan desde hoy. Las personas que compartieron sus experiencias en este libro estudiaron a fondo las lecciones del Padre rico, pero más importante aún, actuaron, aprendieron y obtuvieron experiencia, sabiduría y éxito financiero; se hicieron responsables de su propia educación financiera y asumieron el control de su propio futuro financiero.