Crecimiento personal

Categoría: Economía Página 1 de 7

5 textos que te ayudaran a obtener riqueza

Libros para conseguir riquezas, Hábitos de ricos

Nunca dudes de tu capacidad, ni supongas que todo está escrito, tú estás construyendo el camino que deseas recorrer.

Nadie más que tú podrá alcanzar aquello que te propongas; pero primero DEBES proponértelo, por ello tienes que saber de dónde partes y a dónde quieres llegar.

Primero decide qué deseas para tu vida y cómo podrías llegar a ello. «Steve Jobs» dijo algo sumamente interesante en su ya mítica conferencia en la universidad de Stanford en Estados Unidos: «Tu tiempo es limitado, no lo gastes viviendo la vida de otras personas.

No se dejen atrapar por el dogma que implica vivir entre los resultados de los pensamientos y creencias de otros. No permitan que el ruido del pensamiento de otras personas ahogue su voz interior».

Debes de buscar tus propias respuestas a las preguntas anteriores y evitar imitar el actuar de otras personas; podrías observarlas e incluso admirarlas, pero tienes que hacer tuyos su comportamiento, es decir, colocarle tu propia marca. Profundizaré sobre esto más adelante.

Manual de Finanzas Personales, PDF

La libertad financiera es un concepto que está directamente relacionada con el bienestar económico de un individuo, pero no necesariamente con su riqueza. Se puede definir como la capacidad de de cubrir todas tus necesidades económicas sin depender de nadie; y sin que para ello tengas que realizar ningún tipo de actividad que no sea de tu agrado.

Para lograr semejante meta uno debería trabajar en la posibilidad de generar ingresos escalables y pasivos, no lineales. Si bien es cierto que el ingreso pasivo es por definición aquel que no requiere de nuestra actividad; es interesante recalcar que para lograr esto se requiere de muchísima capacitación y trabajo previo.

Cuando se trata de riqueza, muchos simplemente ven la cuestión como algo netamente monetario. SI bien este cuento es quizás demasiado porque el hombre no necesitaba nada más que comida para satisfacer sus necesidades vitales; es interesante cuestionarnos por qué en más de una ocasión creemos que el éxito material realmente es la única clave para ser más felices.

La definición de «ser rico» es un arquetipo diferente para cada ser humano, según su representación social de lo que ello implicaría. Para algunos ser rico es mucho más que simplemente tener dinero.

Es obviamente vivir sin sobresaltos económicos, con la tranquilidad de poder respaldarse ante eventos con los que no contábamos; de tener sustento monetario para vivir dignamente y también para cubrir los placeres que pueden aportarnos felicidad y requieren de dinero para ser concretados.

Es tener en claro nuestra meta en la vida, aquello que queremos lograr antes de partir; es despertarse cada mañana y estar contento de las actividades que vamos a realizar eses día…

30 pasos que cambiaran tu vida, PDF

Si repasamos las biografías de algunas de las personas que han sido más exitosas a lo largo de la historia, veremos que, en parte, lograron triunfar gracias a que se supieron rodear de personas que eran iguales o mejores que ellos.

Steve Jobs consiguió crear el primer ordenador Apple gracias a que su compañero y socio Stephen Wozniak era un fuera de serie en el mundo de la programación informática. Evidentemente que Steve Jobs era un genio, pero sin la ayuda de Wozniak probablemente Apple no habría cambiado el mundo.

Otro ejemplo parecido es el caso de Elon Musk y Tesla Motors. Musk no fue el creador de la compañía inicialmente; la fundaron Eberhard y Tarpenning, dos grandes ingenieros con ganas de cambiar el mundo. Como era un proyecto de gran envergadura y se requería de una gran inversión inicial, se dedicaron a buscar a alguien con sus mismos intereses y con el capital necesario para invertir en la empresa. De este modo, con una inversión de seis millones y medio de dólares, Musk se convirtió en el mayor accionista de Tesla y en su presidente.

Evitar los vínculos negativos

Casi siempre estamos rodeados de familiares, amigos, compañeros de trabajo etc, que tienen una mentalidad completamente opuesta a la nuestra. Tenemos que trabajar en silencio, tenemos que luchar por lo que creemos. No nos podemos dejar influenciar por su manera de ver la vida.

Ellos tan solo son uno más. Dentro de 5 años van a seguir haciendo lo mismo que hacen hoy, y dentro de 10 y 20 años también. Nosotros lo vemos de manera distinta, porque peleamos por ser diferentes. Trata de encontrar a personas que tengan las mismas metas y las mismas pasiones que tú. Después, únete a ellas y recorred el camino juntos…

Erich Fromm, ¿Tener o Ser?, PDF

La pasión de tener debe producir una guerra de clases interminable. La pretensión de los comunistas de que su sistema pondrá fin a la guerra de clases al suprimir las clases, es una ficción; porque su sistema se basa en el principio de un consumo ilimitado como meta de la vida.

Mientras todo el mundo desee tener más, se formarán clases, habrá guerra de clases, habrá una guerra internacional. La avaricia y la paz se excluyen mutuamente.

El hedonismo radical y el egotismo ilimitado no habrían surgido como principios orientadores de la conducta económica; de no haber ocurrido un cambio radical en el siglo XVIII. En la sociedad medieval, como en muchas otras sociedades muy desarrolladas y también en las primitivas, la conducta económica estuvo determinada por los principios éticos.

En la sociedad medieval, como en muchas otras sociedades muy desarrolladas y también en las primitivas, la conducta económica estuvo determinada por los principios éticos. Por ello, para la teología escolástica, categorías económicas como el precio y la propiedad privada formaban parte de una teología moral.

Reconocemos que los teólogos encontraron fórmulas para adaptar su código moral a las nuevas demandas económicas (por ejemplo; las condiciones puestas por Santo Tomás de Aquino al concepto de «precio justo»); sin embargo, la conducta económica continuaba siendo humana y, por consiguiente, estaba sujeta a los valores de la ética humanista.

En varias etapas, el capitalismo del siglo XVIII efectuó un cambio radical: la conducta económica se separó de la ética y de los valores humanos. En realidad, se supuso que la máquina económica era una entidad autónoma, independiente de las necesidades y de la voluntad humanas.

El hombre frente a la maquina

Era un sistema que funcionaba solo, y obedecía a sus propias leyes. El sufrimiento de los obreros y la quiebra de un número cada vez mayor de empresas pequeñas en bien del desarrollo de las empresas mayores; era una necesidad económica que podía lamentarse, pero que debía aceptarse como resultado de una ley natural.

La sociedad industrial desprecia la naturaleza, todas las cosas que no están hechas por máquinas, y los pueblos que no son fabricantes de máquinas (las razas no blancas, con las recientes excepciones de Japón y China).

Hoy día la gente se siente atraída por los objetos mecánicos, por el poder de las máquinas, por lo que no tiene vida, y cada vez más por la destrucción…


Página 1 de 7

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén