Si tú cambias, podras hacer que otros cambien...

Categoría: Desarrollo mental Página 1 de 32

Inspiración para que no te limites

Descarga, lee y escucha con mucha atención la historia que se relata; es una historia muy inspiradora; te servirá para que entiendas que las limitaciones solo están en tu mente.

Tú y sólo Tú eres el responsable de todas y cada una de las condiciones que experimentas en tu vida y en tus asuntos. No le eches la culpa de ninguna circunstancia a nada ni nadie más, tampoco a Dios. Eso sólo es una falsa enseñanza que has creído a ciegas.

Según piensas, así demostrarán ser las circunstancias y experiencias. Cuando tu pensamiento se convierte en una actitud consciente de miedo a no poder tener lo que deseas, o a que Dios no te otorgue tu deseo, tu actitud mental establece una vibración en tu sistema nervioso, no sólo en tu cuerpo sino en tu aura, y las personas, cosas y acciones necesarias para tu éxito son repelidas o expulsadas de ti.

Cuando tu pensamiento desarrolla la convicción de que se te cuida y de que se te guía a la perfección en todo lo que haces, se desarrolla un ratio vibratorio constructivo y positivo que afecta a tu cerebro y a tu sistema nervioso y a tu aspecto físico general, y entonces “te sientes” bien, satisfecho con la creencia de que Dios ha escuchado tu oración y te otorgará tu deseo.

A esto se le conoce como estar en sintonía con el Infinito. ¡Es pensamiento creativo! Cuando tu pensamiento desarrolla esa actitud todo parece llegarte automáticamente, sin ningún esfuerzo ni ansiedad de tu parte.

John Maxwell, Actitud de Vencedor, PDF

Difícilmente pasa un día sin que la palabra «actitud» entre en una conversación. Se la menciona como motivo de queja o de cumplido. Podría significar la diferencia entre una promoción o una remoción. Algunas veces la sentimos, otras la vemos. Sin embargo, es difícil explicarla.

La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta. Es por eso que a la actitud se la ve sin decir una sola palabra. ¿No hemos visto la cara hundida del malhumorado, o la mandíbula saliente del decidido? De todas las cosas que usamos, nuestra expresión es la más importante.

Como la actitud se expresa con frecuencia en nuestro lenguaje corporal y se nota en la expresión de nuestro rostro, puede ser contagiosa. ¿Han notado lo que sucede a un grupo de gente cuando una persona, por su expresión, revela una actitud negativa O, ¿han notado el estímulo que reciben cuando la expresión facial de un amigo muestra amor y aceptación?

El psicólogo y filósofo James Allen, dice: Una persona no puede viajar interiormente y permanecer quieta exteriormente. Pronto, lo que sucede dentro de nosotros afectará a lo que sucede afuera. Una actitud dura es una enfermedad terrible. Produce una mente cerrada y un futuro oscuro. Cuando la actitud es positiva y conduce al crecimiento, la mente se expande y comienza el progreso.

Phil Jackson, Once anillos, PDF

En la NBA, el anillo del campeonato simboliza el estatus y el poder. Por muy estrafalario o incómodo que sea, el sueño de conseguirlo es lo que motiva a los jugadores y les permite someterse a la dura experiencia de la larga temporada de la NBA.

A nivel psicológico, el anillo representa algo muy profundo: la búsqueda de la identidad en pos de la armonía, la interrelación y la integridad.

El tipi es un anillo, lo mismo que la hoguera del campamento, la aldea y el trazado de la nación propiamente dicha… círculos dentro de círculos que no tienen principio ni fin.

La mayoría de los jugadores están acostumbrados a permitir que el entrenador piense por ellos. Cuando en la pista se topan con un problema, miran nerviosamente hacia el banquillo con la esperanza de que el entrenador les dé la solución.

Como líder tu tarea consiste en hacer cuanto está en tu mano para crear las condiciones perfectas para el éxito, aparcando tu ego e inspirando al equipo para que juegue de la manera correcta, aunque llegados a cierto punto tienes que soltarte y entregarte a los dioses del baloncesto.

Miguel Ruiz, Los cuatro acuerdos, PDF

Los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como “mujeres y hombres de conocimiento”. Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

Soñar es la función principal de la mente, y la mente sueña veinticuatro horas al día. Sueña cuando el cerebro está despierto y también cuando está dormido. La diferencia estriba en que, cuando el cerebro está despierto, hay un marco material que nos hace percibir las cosas de una forma lineal. Cuando dormimos no tenemos ese marco, y el sueño tiende a cambiar constantemente.

Los seres humanos soñamos todo el tiempo. Antes de que naciésemos, aquellos que nos precedieron crearon un enorme sueño externo que llamaremos el sueño de la sociedad o el suero del planeta.

El sueño del planeta es el sueño colectivo hecho de miles de millones de sueños más pequeños, de sueños personales que, unidos, crean un sueño de una familia, un sueño de una comunidad, un sueño de una ciudad, un sueño de un país, y finalmente, un sueño de toda la humanidad.

El sueño del planeta incluye todas las reglas de la sociedad, sus creencias, sus leyes, sus religiones, sus diferentes culturas y mane-ras de ser, sus gobiernos, sus escuelas, sus acontecimientos sociales y sus celebraciones.

Nacemos con la capacidad de aprender a soñar, y los seres humanos que nos preceden nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad. El sueño externo tiene tantas reglas que, cuando nace un niño, captamos su atención para introducir estas reglas en su mente. El sueño externo utiliza a mamá y papá, la escuela y la religión para enseñarnos a soñar.

“No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida”. (Miguel Ruiz).

Página 1 de 32

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén