Crecimiento personal

Categoría: Desarrollo mental Página 1 de 46

PDF, 12 llaves para llegar al cielo, Judas Gates

Adentro de cada hombre existe un poder tan poderoso como el de un volcán. El hombre es enérgico, pero le falta saberlo. Hay fuerzas monumentales dentro de cada individuo. Es imperioso saber sacarlas a la luz y que las apliques en tu vida diaria, para efectivamente, obtener todo lo que deseas.

Este libro trascendental, da a conocer una por una, las energías divinas que todos poseemos y que debemos dominar para llegar a altos grados de maestría. ¿Será ahora el momento en tu vida en el cuál, por primera vez, empiezas a aplicar esta clase de enseñanzas avanzadas de la manera correcta?.

Hay algo que los hombres sólo comprenden en los momentos de verdadera prueba: que las energías más vigorosas están escondidas en nuestro corazón, nuestra alma. Siempre permanecieron ahí, pero sólo en situaciones claves, las ponemos en marcha.

Hay algo que los hombres sólo comprenden en los momentos de verdadera prueba: que las energías más vigorosas están escondidas en nuestro corazón, nuestra alma. Siempre permanecieron ahí, pero sólo en situaciones claves, las ponemos en marcha.

Cuando uno es honesto con uno mismo, sabe que posponer la acción necesaria para avanzar, es un insulto a sí mismo, y por ende, debemos evadir ese comportamiento infantil.

Es un alivio saber que este valioso escrito responde absolutamente a todas esas preguntas que te has planteado muchas veces, al intentar resolver tus desafíos más difíciles, para poder orientarte sabiamente en tu vida. Es relajante saber, que esta vez, tienes en tus manos, información que verdaderamente funciona.

Ken Robinson, El Elemento, PDF

Es muy posible que Ken Robinson, el que más ha insistido en la necesidad de estimular el talento, la creatividad y la vocación artística, el que más claramente apostó contra viento y marea por la no jerarquización de las competencias no tiene sentido que en los sistemas educativos, la Física figure siempre en primer lugar y la Danza en el último, intuyera sin ser consciente de ello que los últimos descubrimientos científicos iban a revolucionar los sistemas educativos.

En los últimos veinte años, los investigadores más tenaces pero no necesariamente los más conocidos han aflorado tres grandes tipos de sorpresas. La primera fue la magnitud insospechada del inconsciente; se acumulaban allí procesos cognitivos de una complejidad inigualada por el pensamiento consciente.

El segundo gran descubrimiento que aportó las bases para que Robinson pudiera hacer de las suyas y revolucionar la gestión del talento, vino de la mano de una gran científica inglesa empeñada en saber por qué la experiencia individual podía incidir y transformar, incluso, las estructuras cerebrales y genéticas.

El «elemento» es, posiblemente, el mensaje central del libro que lleva ese nombre. Como explica con enorme claridad el autor, vale la pena invertir el tiempo que haga falta en encontrarlo y el esfuerzo para adecuarse al nuevo entorno, cuando se constata que no era el habitual.

Ahora bien, no basta solamente con hallar el «elemento» y ese es un mensaje cuy o valor no puede sobreestimarse; es preciso dominarlo, profundizar en su conocimiento, controlarlo. Eso requiere esfuerzo continuado y mucho talento.

PDF, Los caminos para el éxito

Prologo.

LOS CAMINOS PARA EL ÉXITO llamamos a este libro y no decimos nada que no sea cierto, como podrá ver el lector si lo hojea. El hombre llega a realizar sus aspiraciones generalmente por cualquiera de los medios de que en estas líneas se trata.

El animal es por su instinto lo que puede ser; una razón extraña ha tomado de avance por él todos los cuidados indispensables; mas el hombre tiene necesidad de su propia razón. No hay en él instinto, y es preciso que él se dé a sí mismo su plan de conducta; pero como inmediatamente no es capaz y al mundo aparece en estado salvaje, tiene necesidad del socorro de los otros.

Aquí viene ya el auxilio de la educación y de los educadores; preparando al individuo para el desarrollo de sus fuerzas y para el acertado uso de las mismas.

Lo primero a que debemos acostumbrarnos, o educarnos, fuera desde luego de atender al cuerpo y a todas nuestras energías físicas; es a someternos desde bien pronto a los preceptos de la razón.

Equilibro en la libertad

La demasiada libertad engendraría rudeza, la excesiva ternura y el dar a los niños todo hecho; les imposibilitaría más tarde para la lucha por la vida donde tantos obstáculos aparecen a cada momento en los negocios del mundo.

Los americanos educan a sus hijos para la independencia, haciéndoles desde bien temprano vivir por su cuenta, pero vigilando su conducta. Así son hombres de iniciativas en un grado tal y con una precocidad tan extraordinaria cual en Europa se desconoce.

Todo proviene de que por allá las fuerzas personales del individuo se ponen a prueba ya en los primeros años de la vida; tanto si se trata del hijo del obrero, como del hijo del potentado.

El hombre con sus fuerzas corporales y anímicas no es, sin embargo, más que lo que la educación haga de él. Será un pusilánime o un valiente, un generoso o un egoísta, un inteligente o un necio. Cuando el hombre es viejo, ni tiene un adarme de juicio; es cuando piensa lo que es y lo que pudiera haber sido dado caso que no se le educase del modo más apropiado para sacar partido de sus fuerza.

Por eso la humanidad, que cada día va sabiendo más; comprende que en la educación está el gran secreto de la perfección de la naturaleza humana; y por consiguiente del progreso y del bienestar de las sociedades.

PDF, El Arte de la Guerra, Sun-Tzu

La versión de Thomas Cleary, de El Arte de la Guerra, libro de dos mil años de antigüedad, saca a la luz uno de los mas importantes textos clásicos chinos. En el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus máximas ha quedado anticuada.

Este tratado de estrategia fue escrito hace más de 2000 años. Sin embargo, sorprende por su vigencia y por la claridad de sus explicaciones, comprensibles para cualquier lector.
El Arte de la Guerra, es el mejor libro de estrategia de todos los tiempos…

Antiguamente, los guerreros expertos se hacían a sí mismos invencibles en primer lugar, y después aguardaban para descubrir la vulnerabilidad de sus adversarios.

Hacerte invencible significa conocerte a ti mismo; aguardar para descubrir la vulnerabilidad del adversario significa conocer a los demás, La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.

Por esto, los guerreros expertos pueden ser invencibles, pero no pueden hacer que sus adversarios sean vulnerables. Si los adversarios no tienen orden de batalla sobre el que informarse; o negligencias o  fallos de los que aprovecharse, ¿cómo puedes vencerlos aunque estén bien pertrechados?

Por esto es por lo que se dice que la victoria puede ser percibida, pero no fabricada. La invencibilidad es una cuestión de defensa, la vulnerabilidad, una cuestión de ataque.

Mientras no hayas observado vulnerabilidades en el orden de batalla de los adversarios, oculta tu propia formación de ataque, y prepárate para ser invencible, con la finalidad de preservarte.

Los consejos de Sun Tzu.

Cuando los adversarios tienen órdenes de batalla vulnerables, es el momento de salir a atacarlos. La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia.

Los consejos de Sun Tzu han sido trasladados en nuestros días al terreno del marketing, y de la estrategia para las empresas; en una cantidad y variedad de obras inspiradas en este antiguo tratado.

Es difícil precisar aquí cuántas ediciones se han hecho hasta ahora de esta obra o cuántos empresarios y políticos la han leído atentamente. Incluso para lectores no iniciados en estos temas, por curiosidad o por afán autodidacta. Este es un libro que les presentará útiles e interesantes aspectos sobre el arte de la estrategia.

Página 1 de 46

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén