Si tú cambias, podras hacer que otros cambien...

Categoría: Cerebro Página 1 de 10

Tus Zonas Erróneas, PDF – Wayne W. Dyer

Zonas erroneas, defectos psicológicos, Felicidad

La felicidad es un regalo hermoso, ¡todos deseamos ser felices! pero, existe un montón de posibilidades de que dicho sentimiento sea desconocido, no para todos pero si para una gran mayoría.

Existe algo comprobado; si no existe voluntad de cambio, la libertad y la felicidad seguirán siendo solo palabras.

No es fácil cambiar de modo de pensar. Tú estás acostumbrado a un cierto tipo de pensamientos y a sus consecuencias debilitantes. Hay necesidad de trabajar mucho para poder deshacerse de los hábitos de pensamiento que has asimilado hasta ahora. Es fácil ser feliz, pero aprender a no ser desgraciado puede resultar difícil.

La felicidad es la condición natural de la persona. Esto es evidente cuando se observa a los niños pequeños. Lo que es difícil es deshacerse de todos los «deberías» y «tendrías que» que has digerido en el pasado.

Hacerte cargo de ti mismo empieza con tener conciencia de ti mismo. Pon atención cuando digas cosas como, Me han ofendido.

Piensa en lo que estás haciendo en el momento que lo estés haciendo. El nuevo pensamiento requiere ser consciente de tus viejos pensamientos. Te has acostumbrado a patrones mentales que identifican las causas de tus sentimientos en hechos externos.

Eduardo Punset, El viaje a la felicidad, PDF

¿Que mas podríamos decir sobre la felicidad? son muchos los libros que han salido al mercad; y existe otra cantidad semejante esperando el turno en la editorial para ser impresos.

Este libro “El viaje a la felicidad” de “Eduardo Punset” promete una real aproximación al encuentro de la felicidad. Expone aquellos factores emocionales que la condicionan; tales como: el estrés, los flujos hormonales, el envejecimiento, los factores sociales, económicos, culturales y religiosos. Aquí encontramos un material que nos invita a la reflexión.

Hace poco más de un siglo, la esperanza de vida en Europa era de treinta años; como la de Sierra Leona en la actualidad: lo justo para aprender a sobrevivir con suerte, y culminar el propósito evolutivo de reproducirse.

No había futuro ni, por lo tanto, la posibilidad de plantearse un objetivo tan insospechado como el de ser felices. Era una cuestión que se aparcaba para después de la muerte y dependía de los dioses.

Los últimos experimentos realizados en los laboratorios apuntan a una esperanza de vida de hasta cuatrocientos años. Por primera vez la humanidad tiene futuro y se plantea, lógicamente, cómo ser feliz aquí y ahora.

La revolución científica ha desatado el cambio más importante de toda la historia de la evolución. La prolongación de la esperanza de vida en los países desarrollados, que ha generado más de cuarenta años redundantes en términos evolutivos.

La felicidad. A diferencia de los imponderables del pasado; que eran de origen natural, los actuales están inducidos por la mente humana, que podría recorrer ahora el camino de la felicidad, si la dejaran.

Este libro se enmarca en mi fascinación por el impacto de la ciencia en la vida cotidiana de la gente. Su objetivo es muy simple: poner al alcance de los lectores los descubrimientos científicos más recientes sobre la búsqueda de la felicidad. En su mayoría esos impactos, han sido comprobados empíricamente en humanos y animales. Pero no ha transcurrido el tiempo suficiente; para SER identificados por el grueso de la población. o aprovechados consciente mente en los comportamientos del siglo XXI.

Eduardo Punset.

Daniel Kahneman, PDF, Pensar rápido, pensar despacio

Muchas de las argumentaciones de este libro tratan de los sesgos de intuición. Sin embargo, que el centro de esas argumentaciones sea el error no menoscaba la inteligencia humana. Más que la atención a las enfermedades en los textos médicos niega la salud.

La mayoría de nosotros estamos sanos la mayor parte del tiempo. La mayoría de nuestros juicios y acciones son apropiados la mayor parte del tiempo. Cuando conducimos nuestras vidas, normalmente nos dejamos guiar por impresiones; y sentimientos, y la confianza que tenemos en nuestras creencias y preferencias intuitivas. normalmente está justificada, pero no siempre.

Con frecuencia estamos seguros de nosotros mismos cuando nos equivocamos, y es más probable que un observador objetivo detecte nuestros errores antes que nosotros mismos.

Los historiadores de la ciencia han observado a menudo que, durante un tiempo, los especialistas en una disciplina determinada; tienden a compartir suposiciones básicas, sobre su objeto de estudio.

Los científicos sociales no son una excepción; también ellos se fundan en una concepción de la naturaleza humana. Que dota de una base de sustentación, a la mayoría de las discusiones sobre, comportamientos específicos que rara vez es cuestionada.

Los científicos sociales de la década de 1970 aceptaban generalmente dos ideas acerca de la naturaleza humana. La primera era que la gente es generalmente racional, y su pensamiento normalmente sano. Y la segunda, que emociones como el miedo, el afecto y el odio; explican la mayoría de las situaciones en las que la gente se aleja de la racionalidad…

Conociendo la logoterapia, El hombre en busca del sentido, PDF – Viktor Frankl

Es mucho lo que el lector aprende de este fragmento autobiográfico: aprende lo que hace un ser humano cuando, de pronto, se da cuenta de que no tiene nada que perder excepto su vida desnuda.

A continuación, y con toda rapidez, se urden las estrategias para salvar lo que resta de vida, aun cuando las oportunidades de sobrevivir sean mínimas.

La descripción que hace Frankl de la mezcla de emociones y apatía que se agolpan en la mente es impresionante. Lo primero que acude en nuestro auxilio es una curiosidad, fría y despegada, por nuestro propio destino.

El hambre, la humillación y la sorda cólera ante la injusticia se hacen tolerables a través de las imágenes entrañables de las personas amadas, de la religión, de un tenaz sentido del humor, e incluso de un vislumbrar la belleza estimulante de la naturaleza: un árbol, una puesta de sol.

A diferencia de otros existencialistas europeos, Frankl no es ni pesimista ni anti religioso; antes al contrario, para ser un autor que se enfrenta de lleno a la omnipresencia del sufrimiento y a las fuerzas del mal, adopta un punto de vista sorprendente mente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.

Gordon W. Allport.

Página 1 de 10

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén