PDF, Como y por que meditar

La llamada a la meditacion pone de manifiesto un triple problema: universal, historico, personal. El problema universal se refiere al desasosiego interno que se apodera del hombre cuando su adaptaciön al mundo ha Ilegado a ser tan total que lleva al Ser esencial a un callej6n sin salida.

El problema hist6rico estå en relaci6n con la inquietud de nuestro tiempo. Cuando se ha polarizado toda la vida (como ocurre hoy) sobre el dominio del conocimiento racional, de la técnica y de la organizaci6n, un desasosiego interno esencial, incomprensible para la razön, se instala en el nücleo del hombre, en su individualidad creadora.

Finalmente, cuando el hombre Ilega a cierta etapa de su desarrollo individual, se sitüa frente a su propio problema. Es el momento en que descubre que Su cautiverio total, en el seno de Ia Vida condicionada por el tiempo y el espacio, asfixia en él al Ser esencial, absoluto, que estå mås alli de espacio temporal. El problema universal y el problema histörico se convierten en esta etapa en desasosiego interno personal.

La llamada a la meditaci6n corresponde a un indispensable cambio de orientaciön para salir de este triple desasosiego. Comprendida asi, la meditaciön es el camino de la liberaciön. NO Obstante, solo los hombres que han madurado viviendo la proveniente de Ser esencial son los que entran en contacto con problema universal, en su relatividad historica contemporänea. Se trata, ciertamentes de una pequeña fracciön de la humanidad.

Para que el fruto de cualquier trabajo meditativo madure, es preciso que el meditante sea capaz de responder a dos preguntas: por qué meditar? y Como meditar? Debe distinguir Claramente el fin de la meditaci6n y hacerlo nuevamente consciente cada dia. Y mediante un ejercicio perseverante, necesita dominar una técnica, formando de ella una segunda naturaleza que Ilegue a ser algo tan instintivo como su propla respiraci6n.

PDF, El gran yogui milarepa del tibet

Milarepa observaría el modo en que vive actualmente la humanidad en medio de los múltiples aparatos que en Europa y en América consideran indispensables hasta los monjes que enseñan la vida santa. Para él la explotación y la conquista física del mundo por parte de la ciencia no es lo que realmente interesa, sino la conquista de uno mismo y la destrucción de todas las cadenas que atan a los hombres a la rutina de la existencia encarnada.

Para Milarepa, como para todos los santos de todas las religiones, en todas las civilizaciones y épocas de la historia humana, la ausencia de deseo y el completo renunciamiento al estilo de vida mundano más bien que el deseo omnidevorador y la adquisición de las perecederas cosas mundanas, conducen hacia el logro de una norma de vida que es lo supremo realizable en este planeta.

Milarepa percibió muy temprano en su vida, cuando la mayoría de los hombres lo logra demasiado tarde, que «Todos los propósitos mundanos no tienen sino una conclusión inevitable: la aflicción: las adquisiciones terminan en dispersión; las construcciones, en destrucción; los encuentros, en separación; los nacimientos, en muerte.

Sabiendo esto habría que renunciar, desde el principio mismo, a la adquisición y la acumulación, a la construcción y al encuentro; y fiel a los mandatos de un gurú eminente, proponerse la realización de la Verdad (que no tiene nacimiento ni muerte). Esa sola es la mejor ciencia.

El camino de la inteligencia, PDF, J. Krishnamurti

El camino de la inteligencia

Existe en el mundo una gran corrupción y un gran desorden. La gente está muy alterada. Resulta peligroso pasear por las calles. Cuando hablamos de estar libres del miedo, queremos libertad exterior, libertad del caos, la anarquía o la dictadura. Pero nunca nos preguntamos si existe alguna clase de libertad interior: una libertad de la mente.

¿Es esa libertad real o teórica? Vemos al Estado como un impedimento a nuestra libertad. Los comunistas y otros sistemas totalitarios afirman que no existe eso que se entiende como libertad; el estado, el gobierno, constituyen la única autoridad; y suprimen cualquier forma de libertad.

Entonces, ¿qué tipo de libertad queremos? ¿La que esta fuera, o la que está dentro de nosotros? Cuando hablamos acerca de libertad, ¿nos estamos refiriendo a la libertad de poder escoger entre una u otra forma de gobierno, aquí y allí, entre la libertad interior o exterior?

El cerebro está ocupado, se encuentra activo. Cuando ese cerebro deje de estarlo, se irá agotando y es la máquina la que va a funcionar. Es posible que nos volvamos zombis, que perdamos nuestra extraordinaria capacidad de introspección, o nos volvamos intelectualmente superficiales, yendo en busca de diversión.

Los programas de TV dedican cada vez mayor tiempo a los deportes, especialmente en Europa. ¿Es ése, entonces, el futuro del hombre? Su futuro puede depender también de la bomba atómica.

En Oriente, en India, la guerra puede parecer algo muy lejano, pero si usted vive en Europa advertirá una gran preocupación acerca de la bomba, la guerra está muy cerca allí. Por lo tanto, tenemos dos amenazas: la guerra y la computadora. ¿Cual es, por tanto, el futuro del hombre?…

Cómo lograr un sueño profundo. PDF – Sri Swami Sivananda

Como conciliar el sueño mediante técnicas de respiración

Después de respirar, la mayor necesidad biológica es la de dormir. La respiración permite que la vida continúe, el sueño provee el intervalo más esencial para la fuerza vital de modo que se pueda llevar a cabo las reparaciones generales del sistema.

La respiración conserva la vida, el sueño recupera la energía vital gastada durante la actividad del día. La respiración apunta al poder que vibra en toda la creación, el sueño nos da el indicio de la Realidad serena e inmóvil. La respiración manifiesta la diversidad infinita del fenómeno del mundo, el sueño nos describe la unidad esencial de la existencia.

Hay millones de personas en todo el mundo que no gozan de un buen descanso nocturno, que no pueden disfrutar de un sueño profundo por varias razones dadas en este libro. Se arrastran por la tierra llevando una vida miserable. Tienen una existencia sin alegría. Son presa de diferentes enfermedades y desórdenes nerviosos consecuentes de la falta de sueño.

Se dan en este libro diversos métodos para su beneficio. Se describen en él tratamientos variados…

En el caso de una experiencia placentera, el sentido grita de alegría: “¡Oh, mente, mira qué maravilloso es esto!” Esta es una experiencia que no disgusta a los sentidos, les gusta. Así que la mente no corre al lugar. Por el otro lado, la mente observa desde el interior y está feliz de que los sentidos hayan obtenido lo que les gusta. Aún entonces, hay cierto grado de unión de la mente con los sentidos; la mente tiene que darles poder a los sentidos para que disfruten.