Aprende a usar la inteligencia emocional en tu trabajo

Aprende a usar la inteligencia emocional en tu lugar de trabajo

Aprende a usar la inteligencia emocional en tu trabajo, la vida te cambiara bastante, de seguro tendrás aceptación fácilmente.

Proceder con inteligencia emocional en el trabajo, facilita la efectividad en el desempeño de una asignación. 

La inteligencia emocional, a veces denominada EQ «cociente», se refiere a la capacidad de una persona para reconocer, comprender, gestionar y razonar con las emociones.

Es una habilidad fundamental, en lo que respecta a la comunicación interpersonal; y un tema candente no solo en psicología, sino también en el mundo empresarial.

El término fue acuñado por psicólogos, y se extendió rápidamente a otras áreas, como los negocios, la educación y la cultura popular; convirtiéndose en elemento clave para la efectividad de los procesos, cumplimiento eficiente de objetivos y dominio propio para afrontar sabiamente las decisiones.

¿Cómo definir la tradicional inteligencia emocional?

Los psicólogos e investigadores en el tema, definen la inteligencia emocional como la capacidad de reconocer; y comprender las emociones en uno mismo y en los demás. Este alcance también implica el uso de esta comprensión para tomar decisiones, resolver problemas y comunicarse con el entorno.

Según los investigadores, existen cuatro niveles diferentes de inteligencia emocional, definidas como percepción, razonamiento, entendimiento y manejo de  las emociones, abarcando integralmente todos los aspectos del hombre en aras de su desarrollo social y personal.

En el pasado, las emociones y la inteligencia a menudo se consideraban opuestas entre sí. Sin embargo, en las últimas décadas, los investigadores que exploran la psicología en la emoción; se han interesado cada vez más en la cognición y el afecto. Esta área, explora cómo los procesos cognitivos y las emociones interactúan e influyen en la forma de pensar de las personas.

¿Eres inteligente en tus emociones?

El interés en la psicología de las emociones, y el concepto de inteligencia emocional; realmente se encendió con la publicación del libro de Daniel Goleman «Inteligencia emocional: por qué puede importar más que el coeficiente intelectual».

En el libro, explicó que este término era fundamental para predecir el éxito en la vida. Las competencias emocionales, argumentó, también desempeñaban un papel particularmente importante en el lugar de trabajo.

El concepto atrajo rápidamente la atención del público, incluidos los gerentes de recursos humanos y los líderes empresariales. Los investigadores han sugerido, que la inteligencia emocional, influye en la forma en que los empleados interactúan con sus colegas; y también se cree que juega un papel en la forma en que los trabajadores manejan el estrés y los conflictos. 

Los estudios han demostrado, que los empleados con puntuaciones más altas en las medidas de EQ; también tienden a tener una puntuación más alta en las medidas de funcionamiento interpersonal, habilidades de liderazgo y manejo del estrés.

Goleman sugirió que si bien la inteligencia tradicional estaba asociada con el éxito del liderazgo, por sí sola no era suficiente. Las personas que tienen éxito en el trabajo no solo son inteligentes, también poseen un CE alto.

Pero la inteligencia emocional no es solo para directores ejecutivos y altos directivos. Es una cualidad importante, en todos los niveles de la carrera de una persona, desde estudiantes universitarios que buscan pasantías; hasta empleados experimentados que esperan asumir un papel de liderazgo. 

Impacto en el trabajo de la Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es ampliamente reconocida como una habilidad valiosa, que ayuda a mejorar la comunicación; la gestión, la resolución de problemas y las relaciones en el lugar de trabajo. También es una cualidad que los investigadores creen que se puede optimizar con entrenamiento y práctica.

Cuando un trabajador posee EQ alto suele tomar mejores decisiones, resuelve problemas,  maneja las situaciones así esté bajo presión, encuentra solucionar conflictos, presenta mayor empatía, escucha, reflexiona y responde a la crítica constructiva entre otras ventajas.

En cambio, un empleado con EQ bajo, desempeña siempre el papel de víctima, o evita responsabilizarse de los errores, tiene estilos de comunicación pasivos o agresivos; se niega a trabajar en equipo y son demasiado críticos con los demás o descartan las opiniones de sus colegas.

¿Cómo uso la inteligencia emocional en el trabajo?

Si bien las habilidades emocionales llegan a ser algo natural para algunas personas, hay cosas que cualquiera puede hacer para ayudar a mejorar su capacidad para comprender y razonar con las emociones. Esto puede ser particularmente útil en el lugar donde labora. Aquí,  las relaciones y las decisiones comerciales a menudo se basan en la comprensión interpersonal, el trabajo en equipo y la comunicación.

Factores como la crianza, y la personalidad tienden a jugar un papel importante en el desarrollo de la inteligencia emocional; pero es una habilidad que se puede mejorar con esfuerzo y práctica.

Si estás interesado en mejorar tus habilidades de inteligencia emocional, para beneficiar el desempeño en el trabajo; toma medidas para mejorar tus habilidades en las cinco categorías de inteligencia emocional: autoconciencia, autorregulación, habilidades sociales, empatía y motivación.

Vuélvete más consciente de ti mismo

Uno de los primeros pasos para utilizar las habilidades de inteligencia emocional en el lugar de trabajo es practicar el reconocimiento de sus propias emociones. Para reconocer, primero debe tomar conciencia.

Preste atención a cómo se siente. ¿Cómo influyen estas emociones en tu respuesta? ¿Las cosas que sientes tienen un impacto en las decisiones? Al reflexionar sobre estas preguntas, es posible que se vuelva mucho más consciente del papel que desempeñan en su vida diaria.

Evalúe las fortalezas y debilidades

 ¿Qué tan bien te comunicas con los demás? ¿Se siente impaciente, enojado o molesto con frecuencia? Reconocer las debilidades le permite buscar maneras de lidiar con ellas.

Recuerda que las emociones son fugaces. Un compañero de trabajo podría irritarte o tu jefe podría darte una tarea frustrante para completar. Antes de reaccionar, recuerde que estas cosas son temporales.

Practica la autorregulación

Goleman identificó la autorregulación como una parte fundamental de la inteligencia emocional. Ser consciente de sus emociones es un primer paso importante, pero también necesita poder manejar sus sentimientos.

Las personas que poseen una buena autorregulación pueden adaptarse bien a situaciones cambiantes. No reprimen las cosas; esperan formas apropiadas de expresar sus emociones en lugar de reaccionar impulsivamente puntualizando en las siguientes características a poner en práctica:

Encuentre técnicas para liberar el estrés laboral

Tener pasatiempos fuera del trabajo es un buen punto de partida. El ejercicio físico también es una forma saludable de liberar el estrés.

Mantén tu humor 

Acepta el hecho de que no puedes controlarlo todo. Busque formas útiles de responder que no agreguen más leña al fuego.

Piense antes de tomar decisiones

Las emociones pueden abrumarte en el calor del momento. Puede tomar una decisión más tranquila y racional si se da tiempo para considerar todas las posibilidades.

Mejorar las habilidades sociales

La investigación sobre la psicología de las emociones sugiere que las personas con CE alto también tienen fuertes habilidades sociales. Estas  son muy valoradas en el lugar de trabajo porque conducen a una mejor comunicación y una cultura empresarial más positiva.

Los empleados y líderes con grandes habilidades sociales pueden establecer una buena relación con sus colegas y comunicar sus ideas de manera eficaz. Para potenciar estos detalles se recomienda:

Escuche lo que los demás tienen que decir

Esto no significa simplemente escuchar pasivamente a otras personas hablar. La escucha activa implica mostrar atención, hacer preguntas y proporcionar retroalimentación.

 Presta atención a la comunicación no verbal

Las señales que las personas envían a través de su lenguaje corporal pueden transmitir mucho sobre lo que realmente piensan.

Perfeccione sus habilidades de persuasión

Ser capaz de ejercer influencia en el lugar de trabajo y convencer a los miembros del equipo y a los supervisores para que escuchen sus ideas puede ser de gran ayuda para avanzar en su carrera.

Evite el drama de la oficina

Haga todo lo posible por mantenerse al margen de las pequeñas políticas de oficina que a veces se apoderan del lugar de trabajo, pero tenga en cuenta que los conflictos no siempre se pueden evitar. Concéntrese en escuchar lo que los demás tienen que decir y busque formas de resolver problemas y minimizar las tensiones.

Sea más empático

Las personas emocionalmente inteligentes son buenas para ponerse en el lugar de otra persona y comprender cómo se sienten. También implica cómo respondes a estas emociones.

En el lugar de trabajo, la empatía le permite comprender las diferentes dinámicas entre colegas y supervisores. También  reconoce quién tiene el poder y cómo influye en los comportamientos, sentimientos e interacciones que surgen de tales relaciones.

Vea las cosas desde el punto de vista de la otra persona

A veces puede ser un desafío, especialmente si sientes que la otra persona está equivocada. Pero en lugar de dejar que los desacuerdos se conviertan en conflictos importantes, dedique tiempo a observar la situación desde la perspectiva de los demás. 

Trabaja en tu motivación

Otro componente clave de la inteligencia emocional es la motivación. Las personas que tienen un CE fuerte tienden a estar más motivadas para lograr metas por su propio bien. En lugar de buscar recompensas externas, quieren hacer cosas porque las encuentran satisfactorias y les apasiona lo que hacen.

El dinero, el estatus y la aclamación son geniales; pero las personas que tienen mucho éxito en el lugar de trabajo, suelen estar motivadas por algo más que eso. Les apasiona lo que hacen. Tienen un compromiso con su trabajo, les encanta asumir nuevos desafíos y su entusiasmo puede parecer contagioso. 

Concéntrese en lo que le gusta de su trabajo 

Probablemente haya cosas de tu trabajo que amas y cosas que odias. Intenta concentrarte en los aspectos que disfrutas, como la sensación de logro que obtienes al completar un gran proyecto; o ayudar a tus clientes a progresar hacia sus objetivos. Identifique esos componentes e inspírese en ellos.

Deja un comentario