Adictos a la infelicidad, PDF, M. Heineman

Publicado por Decida cambiar en

Adictos a la infelicidad, PDF,Martha Heineman

Desde pequeños nos enseñan a perseguir nuestros sueños, a luchar por lo que queremos y a ser felices. Sin embargo, en algún momento de nuestras vidas, nos convertimos en adictos a la infelicidad.

Nos volvemos adictos al dolor, al sufrimiento y a la tristeza. Nos volvemos adictos a las relaciones tóxicas, a los hábitos destructivos y a las situaciones negativas. Y nos preguntamos: ¿por qué nos hacemos adictos a la infelicidad?

Existen muchas razones por las que nos volvemos adictos a la infelicidad. A veces es porque nos sentimos cómodos con lo conocido, aunque lo conocido sea el dolor y la tristeza.

Otras veces es porque nos cuesta mucho cambiar nuestros hábitos y nuestras formas de pensar. Y también puede ser porque estamos acostumbrados a recibir el amor y el afecto de los demás de una forma tóxica y dañina.

Sea cual sea el motivo, lo importante es que nos demos cuenta de que nos estamos haciendo adictos a la infelicidad y que podemos cambiar. Podemos cambiar nuestros hábitos, nuestras formas de pensar y nuestra forma de relacionarnos con los demás. Podemos aprender a ser felices. Solo necesitamos dar el primer paso.

Algunas personas se recuperan rápidamente de su ataque de infelicidad; otras luchan durante años. Pero, independientemente de la situación en la que te encuentres con respecto a tu propia felicidad personal. Hay pasos que puedes dar ahora mismo para revertir tu adicción a la infelicidad.

Todo el mundo nace, con la capacidad suficiente para disfrutar de una, vida feliz y plena. Pero a la mayoría les resulta difícil, llegar a desarrollar totalmente ese potencial.

Adictos a la infelicidad es un libro optimista y realista. Se centra tanto en las estrategias efectivas para lograr un cambio positivo como en combatir las fuerzas que se oponen al cambio personal. Quizá ya se haya dado cuenta, de que usted mismo ha intervenido en cierta forma, para que su vida no sea como usted quiere.

Todavía están ahí esos kilos de más, que no puede perder, o se sorprende provocando discusiones con sus seres queridos. O no puede remontar emocionalmente después de un duro golpe, o no está sacando todo el partido posible a su talento.

Cuando la buena intensión, lleva a las personas; a hacer dieta, hacer ejercicio, trabajar más. Reservar más tiempo para la familia o mantener las finanzas en orden; se mantienen más o menos igual. No porque esas personas sean débiles o no se cuiden.

La explicación de su fracaso, es que esas personas son víctimas de una lucha interna que es invisible para ellos. Aun cuando les ésta afectando de una forma tan evidente.

La satisfacción verdadera se encuentra, tanto en la bien fundada certeza interior, de que usted es digno de amar y de ser amado. Como en elegir aquello que es constructivo y adecuado para su vida. La verdadera satisfacción siempre mejora su vida; nunca es perjudicial ni para usted ni para los demás.


0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: