El lenguaje es una herramienta para desenvolvernos en la sociedad y de la capacidad que nosotros tengamos y desarrollemos en nuestros estudiantes dependerá parte de su éxito como personas.

Es casi irrelevante señalar que hablar y escribir son destrezas fundamentales para la adquisición de
todas las disciplinas. Juan A. Núñez Cortés.

Quienes han hecho estas cinco breves prácticas afirman que han obtenido, entre otros, los siguientes beneficios inmediatos: Han aprendido a expresarse con más facilidad, claridad y seguridad en sí mismos.

Esto les ha sido muy útil en el trabajo, en las actividades cívicas o políticas, en la vida familiar y social, en la escuela; porque muchos de los problemas en todos esos ámbitos son causados o agravados por nuestra incapacidad para comunicarnos con claridad.

Lo que más ayuda a ordenar, fundamentar y enriquecer nuestros propios pensamientos es el esfuerzo de transmitirlos a los demás; éste es un camino efectivo para poner a prueba nuestras ideas y para desarrollarlas.

Con demasiada frecuencia no somos conscientes de nuestras propias necesidades básicas. Este es el caso de necesidades tales como la de pensar con claridad y de esa manera comunicar nuestras ideas y emociones.