Si repasamos las biografías de algunas de las personas que han sido más exitosas a lo largo de la historia, veremos que, en parte, lograron triunfar gracias a que se supieron rodear de personas que eran iguales o mejores que ellos.

Steve Jobs consiguió crear el primer ordenador Apple gracias a que su compañero y socio Stephen Wozniak era un fuera de serie en el mundo de la programación informática. Evidentemente que Steve Jobs era un genio, pero sin la ayuda de Wozniak probablemente Apple no habría cambiado el mundo.

Otro ejemplo parecido es el caso de Elon Musk y Tesla Motors. Musk no fue el creador de la compañía inicialmente; la fundaron Eberhard y Tarpenning, dos grandes ingenieros con ganas de cambiar el mundo. Como era un proyecto de gran envergadura y se requería de una gran inversión inicial, se dedicaron a buscar a alguien con sus mismos intereses y con el capital necesario para invertir en la empresa. De este modo, con una inversión de seis millones y medio de dólares, Musk se convirtió en el mayor accionista de Tesla y en su presidente.

Evitar los vínculos negativos

Casi siempre estamos rodeados de familiares, amigos, compañeros de trabajo etc, que tienen una mentalidad completamente opuesta a la nuestra. Tenemos que trabajar en silencio, tenemos que luchar por lo que creemos. No nos podemos dejar influenciar por su manera de ver la vida.

Ellos tan solo son uno más. Dentro de 5 años van a seguir haciendo lo mismo que hacen hoy, y dentro de 10 y 20 años también. Nosotros lo vemos de manera distinta, porque peleamos por ser diferentes. Trata de encontrar a personas que tengan las mismas metas y las mismas pasiones que tú. Después, únete a ellas y recorred el camino juntos…