12 Pasos para una Sanidad Total, PDF

12 Pasos para una Sanidad Total, PDF

Cuando una persona decide abandonar el pecado y buscar la comunión con DIOS, debe renunciar a muchas cosas del mundo, este libro le enseñara 12 pasos para una sanidad total. Es maravilloso, vale la pena el esfuerzo de seguir el camino que el Señor Jesucristo no enseñó.

No podemos disfrutar de los beneficios del reino de Dios si le damos derecho a Satanás de bloquear las bendiciones. Lo que hacemos es el resultado de lo que pensamos, por eso es tan importante analizar nuestros pensamientos y reemplazarlos por la Palabra de Dios.

La maldición nunca vendrá sin causa Proverbios 22:6. Necesitamos identificar la causa de nuestras maldiciones para arrepentirnos y así vivir bajo la bendición de Dios.

Los caminos torcidos de error y desviación de la voluntad de Dios, sean enderezados. Estos doce pasos tienen como propósito prepararte en el camino para que el Señor pueda traer nuestras vidas una sanidad total.

La práctica del ocultismo, la nueva era y el paganismo. Le ha dado derecho al enemigo a influenciar, obsesionar y aun controlar algunas áreas de nuestra vida, cerrando así los cielos.

Si el enemigo no logra tener influencia sobre nuestras vidas, por medio de prácticas. Claramente prohibidas en la Biblia, lo trata de lograr por medio de la religiosidad. Lo primero que tenemos que hacer para tener una sanidad total es cerrar las puertas que le hemos abierto al enemigo.

Toda práctica espiritual que enseña, que en una religión. En una iglesia o que en la práctica de ciertas obras o ciertos ritos está la salvación, es un culto falso.

Una persona que abusa de su autoridad. O está siendo influenciado por este espíritu como resultado de haber sido víctima del abuso o la falta de autoridad. Espíritu que bloquea o impide el arrepentimiento.

Lo bueno de ayer no nos deja recibir lo que Dios tiene para nosotros hoy. Necesitamos morir a toda experiencia buena de nuestro pasado espiritual para poder recibir lo nuevo que Dios quiere darnos.

Si reconocemos nuestro pecado o nuestros errores y pedimos perdón, evitamos que las personas tengan algo en contra nuestra.

Si no restituimos no vamos a prosperar. El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanzará misericordia« Proverbios 28:13. Un pecado no confesado impide que hablemos de Jesús porque no tenemos credibilidad.

Aunque el propósito de Dios, es algo que debemos estar cumpliendo todos los días, hay propósitos específicos para nuestra vida. Que solo se cumplen si estamos en el lugar correcto, con la persona correcta, en el momento preciso. Dios tiene un tiempo para sus propósitos específicos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: