Los sueños no siempre están bien definidos y organizados en el teatro de la mente. A veces nacen como pequeños trazos, simples bosquejos, ideas vagas que se van dibujando y tomando forma a lo largo de la vida.

Todos los grandes cambios de la humanidad en el campo social, político, emocional, científico, tecnológico y espiritual surgieron a causa de grandes sueños.

Para tener grandes sueños y producir importantes cambios en la sociedad no es necesario contar con características genéticas superiores o privilegios propios de los genio.

Lo que diferencia a los jóvenes que fracasan de los que alcanzan el éxito no es la cultura académica, sino la capacidad de superar las adversidades de la vida.

La juventud mundial está perdiendo la capacidad de soñar. Los jóvenes tienen muchos deseos, pero pocos sueños. Los deseos no resisten las dificultades de la existencia, sin embargo los sueños son proyectos de vida, y por eso sobreviven al caos.

Texto tomado del libro: no renuncies a tus sueños, Augusto Cury.

Dejamos un texto muy interesante para descargar en pdf. Es muy importante entender que los sueños deben estar presentes en todo momento de nuestra vida, es muy difícil lograr algo si no se sueña primero.